Reciclaje


Yo no tiro casi nada. Una vez, en el Colegio Mayor, en Madrid, vi un reportaje muy interesante sobre la importancia futura del reciclaje. Diez años después, en 1985, tenía muchas pruebas de fotografías, copias fallidas, material no recogido por los clientes, etc... Paco Salinas me invitó ese año a participar en Contraparada y yo le envié unos “collages” hechos con fotografías de Carlos Gallego en la Asociación Fotográfica, uno de ellos un primer plano, ”reciclando” aquellas fotos. Tuvo éxito y es, prácticamente, la única imagen mía que ha salido de las fronteras regionales, gracias a Joan Fontcuberta, que la vió unos años después durante la presentación en Murcia de su Natura, y me la pidió para una colectiva nacional, que luego se paseó por Francia y apareció en alguna revista interesante (Photovisión). Luego hice otro “collage” de José María Rodríguez reciclando fotos desechadas de comuniones de los Franciscanos (formaría parte también de la colección BBC), y otro mío con desechos de pruebas de revelado. El año siguiente, uno del “Jesús” hecho con imágenes de la Semana Santa de Cartagena, sobre todo marrajas, ganó, sorprendentemente, el concurso para elegir el cartel anunciador. Conservo cientos de fotografías desechadas para completar esta colección. Para cuando haya tiempo.

En el catálogo de Contraparada 6 había un perfil de cada fotógrafo. En el mío escribí una frase que luego se ha utilizado, en textos en los que se hacía referencia a mí, varias veces y todas mal, cambiándole el sentido por otro, no sólo absurdo sino mucho más cursi de lo que ya de por sí es: La fotografía... debe ser ese espejo mágico que refleja del amor al sarcasmo, la contradicción o todo lo contrario, o peor, ...un espejito mágico de amor al sarcasmo y la contradicción.... El texto era éste:

Contraparada 6.  1985

MOISÉS RUIZ CANTERO
Cartagena, 1953

Cartagenero, marrajo y ciudadano del mundo. Ingeniero de Telecomunicación enganchado en la Fotografía hace casi tantos años como tiene y dedicado a ella en plan profesional (bodas, bautizos, cenas...) desde no hace mucho.
No le gustan los dogmas, las manías ni las ortodoxias. Tampoco los beatos, los iluminados ni los petulantes le hacen mucha gracia. La concursística española es como un contubernio de popes calvos. Para entrar hay que ponerse la casulla. Se disfraza por encima de los cien mil reales, pero ni por esas. En los sacrosantos sagrarios del “arte” menos todavía. De momento, por aquí, la veda está cerrada. Cuando las fotos no le gustan las rompe y las recicla. Y así le salen.
Dice que la fotografía debiera ser, aparte el documentalismo, un reflejo infiel de la realidad o un espejito mágico y amoral del sarcasmo y la contradicción que por ahí pululan. Y también todo lo contrario.


Carlos.1985.

José María. 1985.

Autorretrato.1988.

El Jesús. 1986.

Carlos 2. 1985.

página siguiente:




Fotografías: © Moisés Ruiz Cantero.
Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario