Semana Santa: carteles



Carteles de Semana Santa

Desde 1986, año en el que gané por primera vez el concurso seleccionador del cartel de Semana Santa de Cartagena, he seguido presentándome a menudo y lo he obtenido en varias ocasiones más. Para mí es una tradición y como tengo una buena estadística, una tentación, y mientras pueda...
Aunque hago muchas más cosas, esta faceta de "cartelero" es casi por la única que se me conoce un poco en Cartagena.

Pongo a continuación algunos de los carteles presentados al concurso. Durante los años 90 envié diapositivas, no carteles terminados, y no recuerdo ahora qué imágenes eran, así que falta alguno de esa década (hubo años que no me presenté al concurso). En algunos casos hay dos imágenes, la que envié y la que se imprimió (1994), o la que a mí me hubiera gustado y la que se utilizó (2007); incluso dos versiones, impresas las dos, con "cambios" (2001 - comprendo que fue un disparate, ahora no me atrevería-, y 2002 -bueno, ésta tiene más perdón y sólo se hizo la del "público añadido") . También hay bocetos que no envié por la limitación de dos por autor, algo que considero una tontería, como casi el resto de las bases, o los "fallos" con jurado "procesional" y no "profesional", etc... En tres ocasiones (1991, 1997 y 2003), por distintas razones, me encargaron directamente el diseño -2003-, o las fotografías -91 y 97-; también me lo propusieron en 2005, pero no les gustó lo que les propuse yo; en 2013 no se trató de un encargo directo, como alguno dice y no con buena intención: el concurso se declaró desierto, y fue elegido el cartel en una convocatoria interna de la Cofradía Marraja entre siete opciones presentadas en una reunión de la junta de Presidentes. También en 2016 realicé por encargo un "cartel alternativo"(elegido a partir de una serie de bocetos que no había utilizado), ya que el que había ganado el concurso, que también era mío y se usó como "cartel oficial", no gustó a los representantes de la Agrupación representada en el mismo. En 1988 participé también en la confección del cartel, con una historia un tanto rocambolesca que cuento más abajo. 
Y algunos chismes para los aficionados a los chismes.




1986
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1986.

Fue la primera vez que participé en la convocatoria para la elección del cartel de la Semana Santa de Cartagena. El año anterior (1985) había mandado a una colectiva de Contraparada (Murcia) un "collage" de un primer plano de Carlos Gallego realizado con fotografías en blanco y negro de desecho, "reciclándolas". Como tuvo éxito, pensé en hacer algo parecido para el cartel. Una especie de imagen "total", donde tuviera cabida casi todo. Elegí un primer plano del rostro del Nazareno de Capuz, representante de la Cofradía más antigua, la Marraja, y lo compuse con trozos de imágenes de las procesiones tomadas por mí mismo los años anteriores, intentando que aparecieran las cosas más relevantes de los marrajos. Incluí también representaciones de las otras cofradías y elementos característicos como el orden, las flores, la música, etc... Incluso me incluí yo. Aún no me explico cómo, pero resultó ganador y, a pesar de que el resultado final no me satisfacía del todo, es una imagen bastante recordada entres los aficionados a estas cosas. Recuerdo que lo hice en una mañana escuchando una y otra vez el segundo movimiento de la séptima de Beethoven. Cuando dije que entre los elementos característicos de las procesiones marrajas, con argumentos de peso, había incluido los testículos del caballo de La Lanzada, algunos se rasgaron las vestiduras y no sólo me retiraron el saludo, sino que dejaron de encargarme trabajos, de postales y esas cosas.
Para la tipografía utilicé fotos de letras deformadas en la ampliadora, pintadas con aerógrafo.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena (sin tipografía). 1986.



1987
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1987.

Esta imagen, clásica en Cartagena, de la salida de San Pedro por la puerta del Arsenal, por la disposición del cañón respecto al trono, era una pequeña "bordería", de marrajo, un tanto "talibán" por entonces. No sé si por esa mala conciencia, o simplemente por vaya usted a saber, no recogí el nombramiento de "hermano de honor" que me hizo la buena gente del San Pedro por el cartel. No tiene excusa.



1988
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 1988.

En 1988 había presentado una copia de una diapositiva del trono de La Verónica, al amanecer, con la silueta del Ayuntamiento al fondo, pero el concurso se declaró desierto. A los pocos días, el concejal de Turismo, Isidoro Bobadilla, me proporcionó un negativo, muy corto de exposición, de Damián, del que no conseguía una copia en condiciones (y que yo había visto circular -la copia- por el Puerto Rico semanas antes), para proponerme que le resolviera el problema y confeccionara el cartel (trono de La Piedad a su llegada a la iglesia de La Caridad). Y para anteayer. Me encerré en el laboratorio con el negativo casi transparente, que hubo que trabajarlo con máscaras negativas y reservas complicadas, conseguir una copia 30x40 medio decente, añadirle la tipografía, que era la del cartel que había presentado yo, el de La Verónica, retocarlo todo, etc... y en una noche. Así que lo pongo también aquí, porque lo considero un poco mío.

Varias veces he dicho que no me pagó el trabajo; a decir verdad, hace poco (23 años después), se me "apareció" Isidoro por la tienda y me abonó la mitad).


Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1988.


1989
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 1989.

Esta imagen fue la que mandé al concurso de 1989. Lo que tiene de particular es que se trata de una goma bicromatada, una técnica de finales del siglo XIX, que por entonces (1987 a 1990) estaba utilizando mucho en una colección sobre el paisaje minero. Era (es) una goma de cuatro capas sucesivas a registro, de tamaño A2, sobre papel Canson, realizada con acuarelas, bicromato potásico y goma arábiga, bajo un negativo sobre película lith sobreexpuesta bajo la ampliadora y subrevelada para disminuir el contraste. Envié el original, pero no se le hizo mucho caso.



1991
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena (uno de los tres de este año). 1991.


Este año parece que no gustó el cartel elegido en el concurso, un dibujo muy plano de dos capirotes, rojo y morado, y una silueta del Ayuntamiento al fondo, así que desde la Comunidad Autónoma, que pagaba la edición, me pidieron unas diapositivas. Les mandé una colección, ellos eligieron estas cuatro, las cortaron a su gusto y confeccionaron la imagen final. Creo que hubo otro que hizo por su cuenta la Cofradía del Cristo del Socorro. No poseo original de este cartel, la imagen la he encontrado en la www.



1992
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena). 1992.

Esta imagen, como he dicho arriba, la había presentado ya en 1988. Volví a hacerlo este año, porque creía bastante en ella. Esta vez no mandé una copia, sino la diapositiva. Hasta hace poco era el cartel que más me gustaba de los que he hecho.


Una entrevista en La Opinión:

La Opinión. 12 enero 1992


Cartagenero de toda la vida, con un aire infantil que hace increíble creerse los treinta y tantos que tiene, lleva dedicado a la fotografía diez de esos años y dos colaborando en LA OPINIÓN. Moisés Ruiz está becado por la Comunidad Autónoma; algunos de sus trabajos seleccionados para el proyecto “Cuatro Direcciones de la Fotografía Española”, salieron días atrás en el programa “Metrópolis”, y en la actualidad prepara junto a Díaz Burgos el proyecto de documentación sobre las Cartagenas del Mundo.

“Soy incapaz de pararme a ver una 
procesión”
Ganador del concurso seleccionador del cartel de Semana Santa 1992


BELÉN CARRASCOSA.

Pregunta.- ¿Qué hace un Ingeniero de Telecomunicaciones como usted enfrascado de lleno en el mundo de la Fotografía?
Respuesta.-El mundo de la Fotografía puede ser tan interesante, útil, saludable y lucrativo como el de la Ingeniería o como cualquier otro (bueno, quita lo de lucrativo). Todo depende de tu interés por él y del que los demás pongan para que lo pierdas (quita, quita también lo de saludable). La fotografía profesional en Cartagena la veo como un espectáculo bastante lamentable; algo así como un festín de buitres sobre un burro muerto, y la “artística”, entre comillas, es una cosa tan inútil como el esfuerzo de doscientos músicos de esmóquin por bordar la Barcarola de Offenbach, un suponer, para amenizar el festín de una docena de buitres sobre un burro muerto.

P.-¿Ha presentado trabajos al concurso seleccionador del cartel de Semana Santa en otras ocasiones?
R.-No suelo presentarme a concursos de fotografía, sin embargo sí lo he hecho varias veces a éste. Es la tercera vez que seleccionan un trabajo mío, aunque hubo otra en la que, habiendo sido declarado desierto el concurso (curiosamente presenté la misma diapositiva elegida este año), el entonces concejal de Turismo, Isidoro Bobadilla, me encargó la realización del cartel con un negativo defectuoso y difícil de tratar que él me proporcionó. Era de Damián y no conseguía una copia decente. Había que tratarlo manualmente en el laboratorio con métodos complejos. Yo lo salvé y le hice una tipografía especial con aerógrafo, y todo con muchas prisas. Pero luego el concejal se hizo el loco. Y aún me debe el marrón.

P.-¿No le pareció irreverente sacar los testículos del caballo de La Lanzada en un cartel de Semana Santa?
R.-En el año 1986 hice un collage con fotos de las procesiones marrajas representando el rostro del titular de la Cofradía, Jesús Nazareno. En esa especie de rompecabezas quise que apareciese lo más significativo de los pasos morados. Y los cojones del caballo de Longinos tenían argumentos de peso para ser incluidos. Si los procesionistas eran capaces de pasearlo, sin ningún rubor, por las mejores calles de Cartagena, engalanadas para la ocasión, iluminadas y perfumadas con primor, al son de pífanos y trompetas, en la noche del Viernes Santo, y a la altura justa para que todo el público se percatase de los asuntos, ¿porqué iba a ser yo irreverente?

P.-¿Cómo ve profesionalmente un fotógrafo la semana grande de Cartagena?
R.- Abundan las cenas, homenajes, presentaciones, etcétera, que dan para moverse un poco. El material gráfico que se publica, salvo excepciones, es bastante corriente, porque en las Cofradías son muy conservadores en cuanto a la imagen y siguen insistiendo en caminos  trillados sin ánimo de renovar. Y podría dar bastante más de sí el tema, estoy seguro.

P.-¿Qué siente por la Semana Santa?
R.- Una especie de atracción inexplicable. Siempre digo que me voy y luego me quedo. Soy incapaz de pararme a ver pasar una procesión, aunque la recorro varias veces haciendo instantáneas. A mí me parece que es un poco como una feria de vanidades, con demasiado beato de sacristía y poco sentido del humor. A veces hasta emocionan. Yo soy marrajo.

P.-¿En qué trabaja actualmente?
R.-Tengo terminado el proyecto sobre goma bicromatada para el que la Comunidad Autónoma me concedió una beca. Ahora mismo estoy preparando junto a Ricardo Bayo una exposición sobre Estambul para la Muralla Bizantina que se inaugurará en abril, y haciendo los preparativos para el proyecto de documentación de las Cartagenas del Mundo con motivo del V Centenario junto al fotógrafo Juan Manuel Díaz Burgos.

P.-¿Cree que va a cobrar el premio, dada la delicada situación económica que atraviesan las arcas municipales?
R.-Estoy absolutamente seguro. Aumentar un poco la bancarrota del Ayuntamiento es en este caso un placer.



1994
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1994.

Este, sin embargo, es el que menos me gusta. He puesto la imagen original y la editada. Habiendo podido hacerlo mejor, lo hicieron peor (yo mandé la diapositiva). No es que mejore mucho, pero el diseñador de Murcia no se calentó el tarro, no le cabía en su maqueta prediseñada y cortó por lo sano.



1997
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1997.

Este año, no estoy seguro, no hubo concurso, o se declaró desierto. Al parecer funcionaba ya el sistema de cuotas y tocaba californio. El hermano mayor, Carlos Ferrándiz, me encargó directamente un retrato del titular. Quería que "tuviera una mirada más expresiva", o algo así. Le hice unas fotos en la sala capitular california contra un fondo de terciopelo rojo utilizando dos flashes de estudio, el del fondo filtrado con celofán rojo. Le enviamos el negativo elegido a José Luis Montero, que diseñó el cartel. Y creo que quedó bastante bien. El escapulario de la Virgen del Primer Dolor lleva esta imagen.



2000
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2000.

Aquí ya empezaba a creérmelo. Me levanté de mala gana, planté el trípode al final de la cuesta, donde había previsto, tiré una foto con tono y el ambiente de esta procesión o vía crucis, que me parece lo más interesante de ella, y me fui a la cama. Fue el primer cartel confeccionado con herramientas digitales, aunque utilicé negativo para la imagen principal hasta el cartel de 2007. Adelanté el trono del Cristo para que apareciera al fondo, cambié el color del jersey del hombre de la derecha (era naranja), y pensaba que podía tener opciones. Pero no fue así, aunque sigo pensando que este cartel era más interesante que el elegido (otras veces he pensado lo mismo, y no sólo yo).







29.12.2016
Buscando el cartel que se utilizó este año he visto que en los distintos sitios donde se muestra la serie histórica de carteles de Semana Santa de Cartagena, incluida la página del Ayuntamiento, aparece la imagen de arriba como si fuera el cartel oficial de 2010. No es así. La imagen ganadora del concurso es la que se muestra a la izquierda. No la he podido encontrar en color ni de un tamaño mayor. Tampoco sé quien fue el autor.











2001
Moisés Ruiz Cantero. Carteles anunciadores de la Semana Santa de Cartagena. 2001.

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2001-1.

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2001-2.

Esta imagen también la había previsualizado. Quería hacer este trono pasando precisamente por allí. Reservé una silla y esperé (casi hasta desesperar) a que pasara toda la procesión california, con Hasselblad y trípode. Iba a disponer de un sólo disparo. El punto de vista con trípode era demasiado bajo y además no iban a parar, así que disparé a mano, subido a la silla. Por si acaso, seguí al trono y le hice varias fotos más en otros lugares, con trípode y teleobjetivo. Como la primera había salido un poco movida, hice por primera vez algo que después he repetido varias veces y que es bastante complicado: recortar un trono, colocarlo en otro sitio, y que no se note mucho. Aquí se nota, la original está hecha con gran angular y el trono con tele, por lo que la perspectiva está algo desencajada. Luego hice lo que no tenía que hacer: cambiar las caras de algunos de los espectadores del casino por las de amigos, incluyéndome. Lo malo era que habían hecho una primera tirada corta del cartel para Fitur y luego apareció la segunda. Me pusieron a parir, y con razón.



2002
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2002.

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2002-1.

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2002-2.

Aquí también aumenté el número de "espectadores" (eran otros tiempos, el personal de San Juan marrajo no veía mal estas cosas y había otro -o algún- sentido del humor, dentro del rigor y la seriedad de los que siempre ha hecho gala, ha presumido y presume, no sin razón, esta agrupación). La imagen original es la primera, la que se imprimió la segunda. También busqué el mirador para obtener esta perspectiva y tiré a mano con el tele de 150 de la Hassel y 400 asa. apoyado en la barandilla. Está un poco movida, o desenfocada, o las dos cosas.



2003
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 1994.

Este año también, igual que los dos años precedentes, quería hacer esta imagen, y sabía que en este lugar, C/Campos con fondo de plaza de San Francisco, el perfil del trono era el adecuado y también el fondo, neutro; incluso que la luna, llena o casi, iba a aparecer por allí, aproximadamente en la dirección que señala el ángel. Y que el trono solía pararse en ese lugar. Efectivamente, así ocurrió y tomé sólo tres o cuatro fotos, en 6x6 y con la ayuda de trípode. La luna no estaba pero siempre se podría colocar después, aunque finalmente no me gustó y no la puse. Pero no me presenté al concurso, en un acto un poco bobo de protesta para intentar que se aumentara la cuantía del premio. Pero salió bien la jugada. Se declaró desierto y desde la Cofradía California me pidieron que hiciera unas pruebas de carteles. Como ya había pensado en éste, se lo presenté y les gustó. La tipografía quería ser como un equivalente tipográfico del trono, al menos así se lo expliqué y quedamos todos muy convencidos. La imagen de fondo la puse al final y me ha parecido siempre un acierto. También aparezco en el cartel, en lugar de un bombero. Le cobré al Ayuntamiento una cantidad que a partir de entonces fue la dotación del premio, hasta hace poco, que se ha vuelto a subir.



2004
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2004.

Este año quería hacer algo sobre la orfebrería (antes había tratado la luz y las flores -2001-, el orden -2002- y el trono cartagenero -2003-). Tenía dos negativos de paso grande tirados un par de años antes, desde el mismo sitio, sin mover el trípode, de uno de los hachotes más bonitos de la Semana Santa, en dos paradas consecutivas del tercio de La Agonía. En el primero el capirote no se movió (tiraba con exposiciones largas) pero no se veía el trono; en el segundo sí aparecía por la esquina, pero el capirote se movió. Así que fundí las dos imágenes: capirote del primer negativo y fondo del segundo. Salgo tocando el tambor.



2005
Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2005.

Llovió el Domingo de Resurrección de 2004 y la procesión no salió a la calle. Habían fijado el motivo del cartel del año siguiente: la Agrupación de la Aparición a María Magdalena. Y no se pudo hacer fotos. No mandé nada al concurso, aunque dudo si lo hubo. El caso es que me pidieron desde esa Agrupación que les hiciera una propuesta.
Esta imagen podía valer. El negativo, de muchos años antes, era de color. Pero pensé en un diseño con mucho blanco, en un tono, con un detalle de color, las ramas del limonero, una cosa un poco distinta. A mí me gustaba el resultado pero a los de la Agrupación no. Ellos querían mucho colorín. No les pude convencer para que "arriesgaran" un poco y salieran otro poco del tópico. Sacaron una cosa muy tópica con mucho colorín.
Hace poco he encontrado este boceto de la izquierda, con un dibujo muy rápido, que no les enseñé. Pa qué.
(Por cierto, el perfil de una de las hojas era el mío)


Éste fue el cartel de este año. No sé quién lo hizo.









2006
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2006.

Tocaba californio. San Juan. Quería hacer algo sobre el bordado, para seguir dando un repaso a los distintos elementos de la SS. Y el estandarte de los blancos es de los mejores. Así que me planté en la esquina Campos / Jara y esperé la parada del tercio. Luego añadí de forma, creo, discreta otras imágenes de su procesión, fondo blanco y letras en falso dorado que pretendía que fueran doradas en el cartel editado. Si ganaba. Pero no hubo suerte. Salgo mirando a cámara en una esquina.

(251013) Acabo de acordarme de que este año uno de los concursantes impugnó el fallo, y también de una columna que a este respecto Francisco Mínguez escribió en La Verdad en la que se reía del pequeño revuelo que se había producido con todo aquello. Como dijo algunas tonterías de más, le contesté en una carta que se publicó en el mismo periódico. Ésta:


Cartas al director. LA VERDAD 010206

Mínguez impugnado

Acabo de leer en La Cucaña (25-01-06) que Francisco Mínguez me adjudica, alegremente, ser adjudicatario “a dedo” de los carteles de Semana Santa que he realizado. Mi dilecto Mínguez, como tú muy bien sabes, sólo dos fueron por encargo, el resto, nueve, fueron por concurso. Por cierto, vaya mi apoyo a Julián Contreras por la impugnación del fallo del concurso de este año (por fin un cartel al gusto de los amigos de Mínguez, en el que casi todo se ve y casi nada se distingue). Sin embargo, lo que yo creo que lo hace impugnable, aunque no sea motivo, no es la composición del jurado, sino la imprudente declaración pública del ganador, al dar a entender, al menos a mí, que fue la misma Cofradía California, conocedora de su obra, la que le animó a presentarla. Esa información, que parece ignorar Mínguez, aunque yo la oí en la emisora que él dirige, hace que el concurso huela como mínimo a chamusquina, por mucha "estulticia que desborde" a mi dilecto.
Moisés Ruiz Cantero
CARTAGENA.


Éste fue el cartel ganador. De Vicente Cepeda.







2007
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2007.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2007.
(Esta es la versión que yo hice; se imprimió la que preparó Andrés Hernández).

Este año, algo marrajo. Tenía una imagen decente del Encuentro y me parecía que ya le tocaba. Según muchas personas, y también para mí, es el mejor momento de la Semana Santa, o lo era cuando se realizaba al amanecer. Aparecían otros dos elementos importantes, un edificio emblemático y, sobre todo, la gente. Me parecía perfecto y aposté por él, mandando sólo esa imagen. No me había dado  tiempo a componer una idea un poco complicada con la agrupación de El Descendimiento, a petición de algunos amigos de la misma que querían que hubiera algo de ella en el concurso; al parecer aún no había aparecido en un cartel, siendo, como es, una de las mejores. Pero, claro, tampoco el Encuentro. Dos días antes del término del plazo para la presentación de los originales al concurso apareció Andrés Hernández por el estudio. Insistió en que hiciera algo con su Agrupación como motivo, pero ya no había tiempo. Insistió más y se ofreció a escanear por medio de un amigo (Santiago Andreu), a alta resolución, alguna imagen del grupo de Capuz que tuviera por ahí. Busqué algunos negativos antiguos y esa misma tarde disponía de varios, escaneados a, por lo menos, 900 Mb(¡!) -cosas del Marqués-.  Elegimos esta imagen, ya publicada, algo que no impedían las bases (lo que efectivamente es contradictorio, en principio, con el anonimato);  hice un boceto rápido de diseño -el de arriba- y Andrés se llevó el archivo para retocarlo (algo que apenas le hacía falta), ponerle la tipografía y hacer una prueba para enviarla al día siguiente, el último del plazo. El resultado final era ligeramente diferente al de arriba, aunque la imagen, para mi gusto, estaba demasiado tocada. La verdad era que no lo esperaba, pero ganó el concurso (la otra imagen se ha utilizado, en 2011, para la portada de la guía que edita la cadena Ser, en su 30 aniversario).
Y con respecto al anonimato que se pide en las bases. Nunca lo he entendido. Si el jurado es honrado, premiará el trabajo que le parezca mejor, sepa o no de quién es. O dicho de otra forma: si sabiendo de quién es le parece mejor, ¿por qué no lo puede elegir? Y si el jurado no es honrado premiará el trabajo que tenga recomendado, así que de nada sirve el anonimato. Como casi el resto de las bases. Como casi el concurso.



2008
Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2008.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2008.


Detalle del anterior.

Dos imágenes diferentes a las habituales presenté este año. Una de reportaje, en blanco y negro, activa, con una tipografía que pretendía sumar a ese concepto, de la subida a la carrera del trono de la Virgen del Amor Hermoso por la calle del Cañón, algo de lo que están orgullosos los blancos. Un cuadrado del color distintivo de la Agrupación. Bastante sencillo, me gustaba, pero ya suponía que no iba a poder traspasar la gruesa capa de conservadurismo del jurado "procesional". Y la otra, menos. Un mosaico de varios miles de imágenes del Domingo de Resurrección (y una mía) formando la mano del titular. Qué disparate! Que llamen al pulpo Paul. Seguro que atina más.


El cartel ganador del concurso, de Jesús Díaz Manresa:








2009
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2009.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2009.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2009.

Mandé las dos primeras. Me parecía bastante más atractiva la segunda, un brazo del Cristo del Socorro sobre el fondo sugerido de la Casa Maestre, pero eligieron la primera. Para ésta, tiré dos fotos, enfocando en cada una un plano distinto, sin moverme del sitio. Lo quería todo enfocado. Recorté la figura del primer plano y la pegé en el segundo. Finalmente cambié la imagen de fondo por otra realizada aproximadamente en el mismo sitio el año anterior porque me disgustaba la luz que tenía la primera, muy azulada, realizada casi al amanecer. (Como anécdota: nadie se dio cuenta de que la fecha estaba equivocada - 3 al 12, no 2 al 13- hasta que ya estaba impreso)

Hubo muchas protestas del personal. A casi nadie le gustó el cartel elegido. A continuación una entrevista en La Verdad, y un texto que mandé al foro de La Vara ante algunas reacciones un poco obtusas a la entrevista.

(Algunas respuestas a la entrevista las escribí yo porque la redactora se había hecho un poco un lío con los términos. Luego ella las volvió a reformar. En fin.)


MOISÉS RUIZ CANTERO FOTÓGRAFO; AUTOR DEL CARTEL DE LAS PROCESIONES DE CARTAGENA 2009
"Mi cartel es un montaje; siempre utilizo programas informáticos"

20.11.08
POR: SUSANA MENDOZA




Una fotografía de Moisés Ruiz volverá a anunciar la Semana Santa de Cartagena el año que viene. El fotógrafo ha ganado el concurso con una imagen de la procesión del Cristo del Socorro, que tiene lugar en la mañana del Viernes de Dolores.

- Un año más su fotografía es cartel de la Semana Santa de Cartagena. Oiga, ¿cuántas van?
- Catorce, desde 1986: 13 con fotografías mías y uno que realicé a partir de un negativo difícil de Damián que tuve que trabajar manualmente en el laboratorio con reservas complejas, máscaras positivas y muchísimas prisas para sacarlo adelante, y que aún me debe el entonces concejal de Cultura Isidoro Bobadilla, que me encargó el marrón. Fue un año en el que el concurso se declaró desierto, aunque la imagen que yo presenté fue elegida como cartel dos años después. Dos veces me lo encargaron directamente; el resto ha sido por concurso con plicas cerradas.

- Un penitente mirando fijamente a la cámara y de fondo el trono del Cristo del Socorro. ¿Qué buscaba con esa imagen?
- Yo no quiero representar nada, sólo buscar una imagen que guste al jurado. Envié dos fotos, una que me gustaba más a mí y otra a la que le veía más posibilidades para optar al premio. Es fácil ganar mil euros y por eso participo.

- ¿Cómo que es fácil ganar?
- Es fácil porque la experiencia me ha hecho saber qué gana y qué no. Después de tantos años sé lo que gusta al jurado.

(En realidad mi respuesta a esta pregunta fue: "Es fácil porque lo dicen las estadísticas")

- Entonces, ¿qué tiene que tener una fotografía para ser cartel de Semana Santa?
- Lo que buscan es una imagen en la que se vean, de manera clara,  los elementos que conforman las procesiones: el orden, la luz, las flores y la música. Ellos quieren que se vea todo eso, y si es posible, a la vez, no buscan una imagen que como cartel funcione.

- ¿Hay cartel perfecto?
- Yo creo que la principal función de un cartel es que la gente se sienta atraída por ver lo que anuncia. La convocatoria de Cartagena tiene unas bases muy cerradas y la elección se deja en manos no profesionales. La convocatoria debería ser absolutamente abierta, y el jurado, profesional, sin participación de cofradías, fallo público y exposición de los trabajos con voto ponderado de los asistentes. Es más, yo encargaría directamente el trabajo a artistas reconocidos. Y con un esfuerzo de marketing mayor, aunque, por otra parte, no sé para qué, pues Cartagena ya se llena en Semana Santa, sin duda, el mejor momento del año en la ciudad.

- ¿Hay montaje en esta fotografía?
- Claro que lo hay, es imposible una fotografía así. Pero montaje entre comillas. Técnicamente es imposible que esté enfocado todo. Se utilizan siempre los programas informáticos. La imagen está realizada utilizando dos tomas en el mismo lugar, una con el foco en el primer plano y otra con el foco en el segundo plano. Las dos imágenes se unieron mediante Photoshop (una "herramienta" que simplemente permite resolver de manera muy exacta lo que antes de la era digital se realizaba de manera tosca con procedimientos manuales), para lograr que todo apareciera enfocado, algo imposible en una sola toma con las condiciones de luz que había. Finalmente cambié la imagen del segundo plano por otra tomada aproximadamente en el mismo sitio el año anterior, cuando aún no había amanecido y había una luz menos azulada.




Texto enviado al foro de la tertulia La Vara :



A ver, estoy leyendo las cosas que ponéis. Las entrevistas son peligrosas porque ponen en tu boca palabras que no has dicho o las interpretan de otra manera. A mí el cartel que ha ganado sí me gusta, si no no lo hubiera presentado, aunque el otro me gusta más, pero pensaba que tenía menos posibilidades, como así ha sido. Hasta ahí llego sobre los gustos o disgustos de los jurados. Soy profesional porque me gano la vida con la fotografía pero eso no me hace mejor fotógrafo que uno que no se gane la vida con la fotografía. Hay aficionados mucho mejores que muchos profesionales. En el mismo foro hay muchos ejemplos. En cuanto a la poca calidad, pestiño, poco atractivo o nula representatividad, no estoy de acuerdo. Es representativo del vía crucis del Socorro, contrapunto de nuestra semana santa, o sea, es representativo del contrapunto de nuestra semana santa (sobre la discusión "cuaresmal", de si es o no es, etc... no entro; para mí la semanasanta empieza la madrugada del viernes de dolores, en la que, si consigo levantarme, me cargo los bártulos y me voy, como tanta gente -cada vez más-, a "pescar" unas fotos y algún asiático). No todo es orden, flor, etc. También está este viacrucis, y la procesión del jueves, y la del Jesús desde la pescadería, que tienen un carácter no tan "contundente" como los desfiles "grandes". Que la imagen parezca de otro sitio no importa; es de Cartagena, aunque no habitual: es decir, que también desfiles como los de Zamora se pueden ver aquí, lo cual, capitalizado con menos maniqueísmo puede ser positivo. En cuanto a que un primer plano de un encapuchado mirándote directamente no atrae, doctores tiene la iglesia, pero a mí me parece que sí lo hace. Una mirada atrae otra mirada. Ese elemento está puesto ahí precisamente para eso, para que atraiga (o lo intente) desde lejos (me atraerían más las tetas de Scarlett Johansson, no obstante). Y con respecto al lugar de la imagen, la Serreta (o la calle Caridad), es representativa del trayecto "secundario" que recorre la procesión (o lo que sea), una calle tan digna, o tan indigna, como otra. Finalmente, lo que yo dije fue que la imagen no me parecía que hubiera que clasificarla precisamente como un "montaje", sino que utilicé el photoshop, una herramienta ya habitual (que utilizo desde 1998, no desde siempre), para conseguir el efecto (un poco irreal, eso sí) de foco continuo. O sea, justo lo contrario que ponía el titular.


2010

Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2010.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado al concurso. Semana Santa de Cartagena. 2010.

Desde hace tiempo, algunos hemos pedido reiteradamente la exposición de los trabajos presentados al concurso. Podría ser interesante por diversos motivos. Incluso, la participación con voto ponderado del público en la elección. Pero, al menos a mí, siempre me han remitido a la convocatoria siguiente, y hasta el momento no se ha realizado. Este año, desde La Vara , se pidió a los participantes que enviaran sus carteles para hacer una exposición virtual en su web, pero desistieron ante los pocos que los enviaron. Yo sí se los mandé, y también un texto. Es éste:

No sé si cabe un comentario. Por si acaso, lo hago.



fotografía empleada en el cartel
El primero es muy parecido al que resultó elegido. Esa imagen no fue "revelada" sólo a Julián Contreras (por cierto, enhorabuena, yo también te quiero, cuídate). Allí, apostados en el mismo ángulo, habíamos por lo menos treinta, igual de "inspirados", saboteándonos unos a otros. Yo también recibí la "iluminación" en ese martes lluvioso-seráfico-pentecostal, sólo que una hora y pico antes, y, transportado por semejante arrobo extático, tomé entonces la foto que iba a servir de fondo, con el cielo con el aspecto que hubiera tenido, más o menos, cuando hubiese pasado el trono por allí, de no haberse retrasado su salida del Gobierno Militar. Lo esperé tomando un chocolate con mi mujer y unos amigos y, ante la avalancha, tuve el último reflejo de subirme a la silla en la que estaba sentado, y así evité la aparición de los colegas pululantes. 

Yo creo que, para que la imágenes fotografiadas de los tronos, sobre todo los muy floreados, tengan una apariencia más real, aunque parezca una contradicción, necesitan un "toque" de flash: para iluminar las partes más oscuras del trono, a los portapasos y sobre todo para evitar el efecto de contraluz de las tulipas sobre las flores externas, que la visión humana, no lineal, interpreta de manera diferente a como lo hace una cámara fotográfica. Y con las luces cegadoras actuales, todavía más.

Cartel ganador. Julián Contreras.

La diferencia principal respecto al cartel ganador de esta, por vez primera, sin duda, limpia convocatoria, es la inclusión de tres pequeñas imágenes que tapan a los portapasos negros no flasheados, con un curioso efecto de trampantojo de la imagen central. Esta debe ser la principal razón, supongo, por la que fue elegido, la misma por la que yo no lo hubiera elegido. Viendo en Flickr las fotos de Julián, por lo general bien compuestas y sobrias, no comprendo cómo no pudo encontrar una solución más elegante. Me parece una tosca utilización de ese recurso, aunque supongo que el jurado no era muy sensible a semejantes sutilezas y le parecerían muy bonitas las tres estampas colocadas justo ahí.
No obstante, yo creo que el cartel funciona; es atractivo y es informativo, que es lo principal, pero, por lo que se conoce hasta ahora, creo que no cumple la tercera cualidad de un buen cartel: que esté bien hecho. Recortar un trono e integrarlo en otro fondo tiene su dificultad y por aquí cojea, y parece que bastante, la imagen escogida. Aunque a cierta distancia no se notará mucho, es cierto, creo que eso no excusa no trabajarla mejor. Darle un poco más de dignidad, técnicamente hablando. Y de paso cambiarle la temperatura de color al ambiente "boreal" (da frío, parece que esté a punto de nevar). En definitiva, lo que vengo a decir con todo este rollo es que yo habría escogido directamente el mío. Como cada uno el suyo.
En cuanto al segundo, es un intento de realizar el cartel total, esa imagen utópica en la que no falte de ná por la que suspiran no pocos directivos de agrupaciones con el buen gusto de medio pelo que tanto se estila en la SS: Más es más, y mucho más también es más. Pero sin estampicas y con cierto criterio en la "componenda". No sé lo que os parecerá, pero fue el que disputó la final con el ganador. Eso me han dicho fuentes cercanas al jurado, vamos, uno del jurado.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2010.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2010.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2010.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel de la Semana Santa de Cartagena. 2010.

Estos cuatro últimos fueron bocetos. Me gustaban bastante los dos últimos, pero pensaba que era inútil enviarlos. El segundo de los presentados es el que me parece mejor -o menos malo- de todos los que he enviado al concurso hasta ahora ( junio 2011).



2011
Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2011.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel presentado de la Semana Santa de Cartagena. 2011.

Este año ganó la opción más conservadora, convencional y, como dijo algún "artista", postalera, al gusto del jurado conservador, convencional, postalero, etc... Pero es lo que hay. La segunda opción, más atrevida (tampoco es que se pase mucho), quizás más polémica (esto siempre viene bien) y quizá un pelín más arriesgada (aunque no tanto como las restauraciones de algunas imágenes), pretendía mostrar algo aún inédito en los carteles de años anteriores: la emoción, y darle protagonismo a un elemento sin el cual no existiría la Semana Santa: los espectadores. La Semana Santa no es sólo la contundente presencia de dos filas indias de capirotes marcando el paso al son de representaciones torturadas, ostentosamente sobreiluminadas y sobrecargadas de flores y terciopelos. Hay pequeñas historias interesantes. Hay emociones. Algunas contenidas y otras no. Están las salves. Está la gente y la atmósfera de la ciudad. Cartagena debería ser siempre como en Semana Santa, pero sin Semana Santa.
Esta imagen es de 2007 y la guardé hasta que tocara otra vez marrajo. El original es horizontal, hay otras dos mujeres junto a la que aparece en el cartel. No está "exactamente" centrada con respecto al reflejo, lo mismo que la silueta del balcón, así que los moví para que entraran en el encuadre, que tenía que ser lo más vertical posible. De ahí el faldón, con unos brillos de una capa del Jesús que salen de él entrando en la imagen. Tomé la foto con la cámara desde la cintura sin mirar por el visor: dos fotos, la primera, movida, la segunda, ésta. Es un contrapicado con una composición en X; el triángulo inferior está ocupado por la mujer que levanta la mirada y te la dirige a su vez hasta el punto importante, el reflejo de La Piedad en el escaparate. La emoción no la expresa con los ojos, éstos hubieran sido entonces el principal punto de atracción, sino con el gesto, lo que disminuye la excesiva presencia de la señora. Pensaba que, como era marraja la convocatoria, siendo (supuestamente) más abiertos que los californios para estas cosas, podría tener opciones la imagen, pero no fue así. El tema del jurado es el tema. Es como poner a cuatro cortos de vista a descubrir América. Y no quiero decir que esta propuesta sea ningún descubrimiento. Sólo creo que era mejor. Con la imagen elegida no se va a ninguna parte, porque no creo que haya voluntad para eso ni para nada, aparte de cubrir el expediente. Luego, en la calle, me pareció, sin embargo, que el cartel del trono de La Soledad tenía presencia. Por cierto, recorté el trono y lo retrasé unos metros; y también salgo por ahí. Ya sólo me queda hacerlo de Moisés.



2012
Moisés Ruiz Cantero. Boceto para cartel de Semana Santa 2012 (no presentado).
Este año dejé la cámara de fotos y cogí la de video. Filmé ocho horas. En unos años, cuando reúna más material, intentaré hacer algo que llevo pensando hace tiempo. He mandado un par de cosas. Como otras veces, una casi me gusta, la otra casi no, aunque no creo que ninguna de las dos guste al jurado. Quizá tendría que haber enviado este boceto. La Coronación de Espinas tiene bastantes posibilidades, el estandarte es muy bonito, los colores del raso también, y el hachote, el trono y, sobre todo, la figura del Cristo. Incluso me gustan los sayones. Yo creo que Coullaut Valera tenía sus argumentos para representarlos así. En fin, ya veremos.

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena. 2012.

14/11/11
Pues esta vez, por primera vez, hemos coincidido, y ha sido elegida la imagen que "casi me gusta", porque uno no está siempre a gusto del todo con estas cosas; yo por lo menos. Como estuve haciendo video, no tenía muchas imágenes del tercio en la calle, así que me centré en unas fotos del Cristo hechas el miércoles por la mañana en la iglesia. Es, a mi parecer, lo mejor del grupo, pero quería que apareciera de alguna forma el color púrpura, quizá con algún detalle de una capa o del sudario. No sé cómo surgió, pero me gustó el resultado al emplear un foco de ese color para iluminar la figura. Además, me pareció que podía funcionar como símbolo: Una luz púrpura, representativa de la Agrupación, iluminaba la figura de su Cristo.

15/11/11
De lo leído por aquí

Para el geómetra torcido: está derecho.  
Para el artista interiorizado: que te den artísticamente por el cíngulo, o por el cingulo (sic), por donde más te guste.
Para la "cunctator" rubia: vale, "lo esencial es invisible para etc...", pero te equivocas: huyo de los artistas como de la peste. Hago fotos para perder el tiempo adecuadamente.
Para el huérfano de representatividad: ¿anuncio de perfume?; no está mal, pero no te cortes, ya puestos, ¿porqué no de una sauna gay vaticana, o, como he oído por ahí, de un garito sado-maso para ciliciofílicos?
El misterio del escudo: la clave está en la base. Las quejas, al Ayuntamiento.



7 marzo 2012
Un pequeño artículo en la contraportada de La Opinión.













Moisés contra Moisés
Andrés Torres

Le tiene cogida la medida a los gustos de los cofrades de Cartagena, ya que sus imágenes han ilustrado hasta en 16 ocasiones el cartel anunciador de la Semana Santa de la ciudad portuaria desde 1986 hasta este año. Sin embargo, para Moisés Ruiz, esas 16 victorias en las que una de sus fotografías representaba a las procesiones cartageneras, también suponían una pequeña derrota. Este fotógrafo cartagenero explica que el concurso para la elección del cartel permite presentar dos trabajos. “Yo siempre he presentado uno más clásico, de lo que consideraba que podría gustarle a los cofrades que tenían que elegirlo. Y también presentaba un segundo trabajo más atrevido, el que a mí me hubiera gustado que fuera el cartel de Semana Santa de ese año”, relata. Curiosamente, todas las veces que se ha presentado al concurso y ha ganado, el cartel elegido era el que menos le gustaba. “Siempre se han decantado por el que a mí menos me agradaba, hasta este año, en el que me han sorprendido y han escogido el que hice según mis preferencias”, subraya Moisés.
Una de esas pequeñas derrotas más dolorosa que sufrió de su otro Moisés fue cuando en el año 2007 no escogieron una imagen del Encuentro, el instante más reconocido de la Semana Santa cartagenera. “La imagen es irrepetible. Está hecha al amanecer y desde un edificio de San Diego que ya no existe”, se lamenta Moisés, quien recuerda que ningún cartel ha representado hasta ahora ese momento tan especial de las procesiones de Cartagena.








13/08/13
La imagen de arriba, un cartel anunciando el horario de los actos litúrgicos de la Semana Santa de 2012 en el Santuario de Covadonga, me lo acaba de enviar por correo un amigo a quien se lo ha enviado otro que está de viaje por Asturias.





2013

17/11/12

Variaciones, permutaciones, combinaciones. Conforme me van gustando, las voy guardando. Finalmente escojo dos, las preparo con más cuidado y las mando al concurso. La procesión del Encuentro. El Nazareno de Capuz: su rostro atrae como un imán y resolvería -haría bueno- cualquier cartel. Pero el foco "hallowen" con el que lo iluminan provoca unas sombras que deforman su expresión. No creo que Capuz lo permitiera.









Antes de que lo vuelvan a subir al lugar que ocupa en la Capilla Marraja, pido permiso para hacerle unas fotos. Y, de paso, también a las tallas de San Juan y de la Virgen Dolorosa. Con los tres rostros protagonistas del Encuentro, iluminados de manera parecida, inmediatamente surge una disposición muy utilizada en cartelería, sobre todo en la de cine: los protagonistas, dispuestos según su grado de protagonismo, y una foto fija de una escena de la película. Nada nuevo. Está todo inventado, y mejor.






Van en traje "de faena". Será un impedimento? (quizás no, o quizás sí). La ropa de procesión puede añadirse a posteriori, virtualmente (que nadie se escandalice; esto es un simple cartel, no una prueba judicial). Lo importante son los rostros. Y prefiero al Jesús con la túnica sin bordar. Y se supone que el cartel es un elemento de promoción exterior, para la que no creo que esto importe mucho, y también de ambientación de la ciudad, y no sólo comidilla para procesionistas ávidos con la pejiguera suelta.





























































Moisés Ruiz Cantero. Primer cartel presentado al concurso declarado desierto.











Moisés Ruiz Cantero. Boceto del cartel 2013, seleccionado en Junta de Presidentes.

















La otra imagen está en el puerto de pescadores de Santa Lucía, en su ambiente, la humedad, el olor a salitre y a romero, el ir y venir del personal, que si un asiático, un reparo, un omeprazol, la incertidumbre metereológica, el chocolate en mi casa -vivo a cien metros- con los amigos (ya llegan los judíos), la marcha del Jesús, etc...

Se trataba de hacer combinaciones. Y, como digo, fui guardándolas. Excepto dos, son bocetos rápidos, por lo que tienen desajustes y cosas que corregir. No importa cuáles envié al concurso. Me gustaban todos, los 37.

























Moisés Ruiz Cantero. Boceto de cartel, presentado en Junta de Presidentes.


















Moisés Ruiz Cantero. Segundo cartel presentado al concurso declarado desierto.



  


y otras pruebas, diferentes, de regalo













En el centenario de Coullaut Valera: mi "pieza" favorita de la Semana Santa, del grupo de la Verónica.





Hace 15 días se reunió el jurado y decidió declarar el concurso desierto. 

Comentarios que me llegan que dicen que hicieron algunos miembros y/o miembras del jurado: fotos amontonadas (el del Encuentro); muchas cosas (el de Santa Lucía).


Fuga de huayno.


Nunca he pertenecido a ninguna Agrupación. Pero soy marrajo, del Jesús. Capuz lo bordó. Su procesión desde Santa Lucía hasta el Lago me sigue pareciendo muy bonita. Ha ganado en sobriedad pero ha perdido emoción. La prefería cerca de la madrugada, con saetas, caldo de pescado, gritos de ánimo de portapasos, "levantás", palomas y abrazos. Ahora es mucho más austera, como los tiempos que corren. Quizá le falta un poco de ese "folclore", para contrarrestar.

El afecto por el Jesús y por la fotografía de Semana Santa me lo inculcó mi tío Ramón Ruiz, fotógrafo muy conocido en Cartagena en los años 60 y 70. Fue procesionista, marrajo, del Nazareno, autor de varios carteles oficiales (1971, 72, 73 y 74), fundador del grupo de portapasos del Jesús y de la salida desde la Pescadería. Echándole una mano en la tienda del Lago empecé a hacer fotografías para otros, aunque ya era un buen aficionado, y lo sigo siendo. Mi tío hacía muchos trabajos para la Semana Santa, entre ellos, muchas postales. Cuando falleció, en 1984, hice yo las primeras, utilizando también por primera vez la fotocomposición directa con exposiciones sucesivas sobre la ampliadora, con diapositivas y papel Cibachrome. Una dedicada a él, con un retrato del Jesús sobre un fondo del puerto de Santa Lucía y un primer plano junto al tercio, para la postal del romero. Ahora resultan muy elementales, pero entonces no lo eran tanto. Luego, en 1998, el primer diseño que hice utilizando Photoshop fue un diploma para el Jesús, por encargo de la Agrupación. Le tengo especial cariño a estas imágenes, así que les he añadido tipografía, y las he reciclado.










201212


Ayer, en la edición impresa de un "periódico" local de cuyo nombre no quiero acordarme, se publicó la imagen de uno de estos bocetos (éste de la izquierda), que alguien había extraído de este blog, "informando" de que se trataba del cartel anunciador de la próxima Semana Santa de Cartagena. Pero la "primicia" les salió por la culata. Es lo que ocurre cuando se actúa a la ligera, sin tener el más mínimo respeto por la profesión, ni la suya ni la mía, ni, mucho menos, por el fotógrafo (como ya he puesto por ahí, "el brazo tonto de la madama") y, lo que podría tener consecuencias, sin pedir ni siquiera permiso para utilizar en su provecho una imagen que no es de su propiedad. Pero no pasa nada, esto es un pueblo y nos conocemos todos, así que quedará como una anécdota más - este año abundan - de una cosa sin mucha importancia (lo escribo sin ironía): la elección de la imagen representativa de la Semana Santa cartagenera. Cuando se anuncie "oficialmente", la publicaré aquí. Está realizada a partir de uno de estos bocetos, que eliminé a petición de la Cofradía Marraja hace unos días.







080113

Moisés Ruiz Cantero. Cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena 2013.



Supongo que lo anunciará mañana el Ayuntamiento, así que, por unas horas, me voy a permitir una pequeña "exclusiva". Que no se me enfade nadie. 

Esta es la imagen elegida en la reunión de la Junta de Presidentes de la Cofradía Marraja para confeccionar el cartel anunciador de la Semana Santa de Cartagena 2013. (A la reunión se llevó un boceto; éste es el cartel terminado).

El concurso se declaró desierto. Ninguna de las diez propuestas presentadas, de seis o siete autores, convenció al jurado. Entre ellas, las dos que yo mandé. Aunque son fáciles de identificar entre el resto de los bocetos (son las imágenes mejor terminadas), no sólo había un inocente juego de adivinanzas en el hecho de no "destaparlas" sino también la posibilidad de que otros pudieran decidir con otros criterios.

La Cofradía Marraja se hizo cargo del tema. Me consta que tanteó a alguno de los muchos y buenos fotógrafos de los que disfrutamos en esta ciudad, y que, incomprensiblemente, no se presentan a esta convocatoria, pero no solucionaron el asunto, no sé porqué, ni lo quiero saber. Esperaba que también me tantearan a mí, pero, a la vez, tenía la infundada sospecha de que estaban un poco hartos de las fotografías de Moisés Ruiz para este menester, porque incluso yo mismo lo estoy (de los carteles fotográficos, no del hecho de ganarlos, evidentemente, nueve de los últimos trece). No lo hicieron. Así que quince días después publiqué la larga ristra de bocetos de más arriba.

Finalmente decidieron convocar la Junta de Presidentes. Al parecer se solicitó a los representantes de las distintas agrupaciones marrajas que aportaran a esa reunión ideas o imágenes o alguna propuesta. Al poco tiempo, creo que al día siguiente de realizarse la convocatoria, me llamó el presidente de una de ellas. Me preguntó si podía proporcionarle algo para presentar en la Junta. Le remití a los bocetos de arriba y le di libertad para escoger los que quisiera, aunque le indiqué mis preferencias. Llevó dos a la reunión, que no estaban entre los sugeridos por mí. Uno de ellos fue elegido, al parecer por bastante amplia mayoría. En segundo lugar, y también destacado, quedó el segundo que presentó (se votaron, en total, siete propuestas). Tardé unos días en prepararlo y corregirlo a tamaño final. Luego llegaron las Navidades. Y aquí estamos.

(El texto anterior lo eliminé en su día y pedí disculpas en este blog, porque había dado lugar a algún malentendido entre personas que estimo; también hubo algún otro que lo aprovechó para hacer algún chiste a mi costa, en foro público, a cara tapada y con poca gracia, que luego intentó rectificar con menos gracia aún... Pero, la verdad, por mucho que le doy vueltas no veo por ningún lado dónde puede estar la inconveniencia. Son datos tan ciertos como irrelevantes y opiniones intrascendentes sobre asuntos intrascendentes. En cualquier caso fue así como me llegó. Yo no estoy en la "pomada" en estos asuntos ni quiero estarlo. Trabajo desde mi "cueva" abierta al público mañana y tarde y no me entero de la misa la mitad. Pero lo que digo va a misa conmigo).





280713
El día 5 de marzo fui invitado a una charla que organizaron La Verdad y el Museo del Teatro Romano. Para animar a la gente a acudir (fue un martes lluvioso y "echaban" por la tele un partido internacional con el Madrid) el delegado de La Verdad me mandó días antes un cuestionario breve que publicó el día de la charla en forma de entrevista, con unas preguntas a las que contesté intencionadamente de una manera un tanto provocadora, para "animar el cotarro" (aunque el título de la charla, ASÍ SE HACE UN CARTEL DE SEMANA SANTA, que no había elegido yo, ya era bastante provocador, incluso para mí).

Ésta es la entrevista:

CARTAGENA
"Los fotógrafos damos el mayor espectáculo de las procesiones"
Moisés Ruiz Cantero. Fotógrafo y diseñador gráfico
05.03.13 - 00:40 - G.M.P. /Cartagena




"Así se hace un cartel de Semana Santa" es el título de la charla que esta tarde protagonizará el fotógrafo y diseñador gráfico Moisés Ruiz Cantero en el Aula de Cultura de La Verdad (Museo del Teatro Romano, 20:00 horas. Entrada libre hasta completar el aforo). Él, artista inquieto y nada convencional, es el autor del cartel anunciador de Semana Santa de este año, así como de otros quince más desde hace tres décadas. Y lo mismo realiza un trabajo sobre una procesión a petición de una cofradía, una serie fotográfica sobre el mundo griego o azteca para algún evento cultural como un reportaje de boda en la iglesia de San Diego encargado por alguno de sus vecinos del casco histórico, donde tiene su estudio. Así es Moisés Ruiz, quien advierte de entrada de que la charla no será un pretencioso cursillo de fotografía, sino un repaso a sus carteles, las motivaciones que encuentra para hacerlos y lo que le gusta y disgusta de la Cartagena procesionista.

- ¿Para qué sirve el cartel de la Semana Santa de Cartagena?
- Eso digo yo, aunque quizá lo que habría que preguntarse no es para qué sirve un cartel, sino para qué sirven doscientos. [Ése es el número de ejemplares editados por el Ayuntamiento y la Junta de Cofradías].

- ¿Para captar la esencia de las procesiones es necesario que le guste la Semana Santa o es mejor verla con distancia afectiva?
- Yo hago fotos; pongo un ojo y aprieto un botón, y la esencia que capto no es más que el rastro que deja la luz en un semiconductor. Capturar el "momento decisivo del sentimiento indescriptible y aprehender lo invisible, lo cósmico y lo espiritual con el objetivo impregnado de atmósfera metafísica" sólo está al alcance de fotógrafos que se sienten ungidos por el espíritu santo y depositarios de una misión divina de la muerte: la de "enseñarnos el camino infinito entre lo humano y la fe"(1).

- Ya, pero ¿a usted qué es lo que más le gusta de la Semana Santa?
- Que llega el buen tiempo y este "patio solariego" llamado conjunto histórico cobra vida. Y un cigarro en una esquina mientras suena una marcha.

- Una curiosidad, ¿alguna vez ha visto entera una procesión, o es de retirarse cuando ya ha conseguido lo que buscaba?
- No tengo más remedio. Y la mayoría de las veces más cargado que un portapasos; y no me refiero a la gomina. Pero es cierto que para los no iniciados en los minúsculos secretos de los desfiles, pueden llegar a hacerse interminables.

- ¿Qué procesión es la más "fotografiable"?
- Últimamente, el mayor espectáculo de las procesiones lo damos los fotógrafos. De moscas cojoneras hemos pasado a ser las siete plagas de Egipto. Algunos parece que viven dentro del tercio, otros son verdaderos contorsionistas. Ya le digo, un espectáculo.

- Usted es amigo del fotomontaje, usa mucho el famoso photoshop ¿me equivoco?
- Tengo más amigos. En http://moisesruiz.blogspot.com.es/ se pueden encontrar de casi todos los colores. Soy amigo del reportaje, de la fotografía documental, de los experimentos, de los procesos alternativos, etc... y de la tortilla de patatas, del Trío Matamoros, de subir el Huang Shan...

- Resérvese. Esta tarde tiene que contarnos más cosas.


(1) Las frases entrecomilladas son citas de un texto que acompañaba a la invitación a una exposición sobre Semana Santa que recibí por casualidad el día que contesté a la entrevista. La forma en la que se definía la fotografía del autor de la exposición encajaba perfectamente en la respuesta a esta pregunta, en la que trataba de hacer una transposición al mundo de la Fotografía de uno de los textos más conocidos de Walter Benjamin : "Destino y carácter".





La charla se desarrolló bien, aunque no llegó a haber charla, quizás porque me extendí demasiado o porque al final, en el turno de preguntas, la primera y última, que no era tal, provocó un pequeño incidente dialéctico, sin importancia. Hubo poca gente, los amigos, que ya conocían lo que contaba, y unos pocos más.

A la salida, sin embargo, me comentaron cierto revuelo que la entrevista había provocado en un rincón de Facebook. Y sí, estaba plagado de reacciones furibundas, ánimos exaltados, ecos de "vendetta" y cosas así. Era como una "Parada de los Monstruos", con un nivel insultador de 1º de EGB. A modo de resumen:

Idiota, envidioso (3), divo, soberbio (3), "friki" (2), prepotente, ridículo, plagiador, tonto (3), "moscardón cagón", rollero, mesías culturizador (éste es muy bueno), despectivo, listillo, mosca cojonera, enchufado, infantil, impresentable(2), arrogante, "meketrefe", iluminado, mercenario de la "fotografía cofrade", puto envidioso, cobarde (2), "malheducado", ignorante.... uno dice que si soy un "cazapremios que va de flor en flor"; otro, que está capacitado para "... ciscarme en sus muertos más frescos", y propone una especie de duelo al sol; hay otro que piensa que "necesita una felación" (nunca está de más, desde luego), "algo huele a podrido en Dinamarca", cita a Shakespeare otro erudito, y hay uno muy cursi que propone "fustigarlo con el cruel látigo de la indiferencia". En fin, pilarín.

Al día siguiente el tipo que acogía y sigue acogiendo en su "muro", o como se diga, estos piropos (que, de verdad, me hicieron pasar un buen rato, porque no ofende quien no puede), me mandó un email en términos bélicos y amenazantes (en el que dejaba entrever algo muy raro respecto al proceso puesto en marcha para la elección final del cartel que comprometía a terceros) que terminaba con: "Eso sí, si quieres seguir la guerra... la tendrás y muy dura". Nada menos.

Como jugar a la guerra es cosa de niños y es imposible tenerla más dura, para calmar los ánimos en esa corte de los milagros y que dejaran de segregar bilis, que es muy malo para el cutis, decidí pedir todas las disculpas posibles de la forma más arrastrada posible tanto a los posibles ofendidos locales como al resto de los posibles ofendidos habitantes del planeta y más allá :

Querido JC.
No voy a repetir lo que ya dije en público el otro día. Lo que sí voy a hacer, dado el tono de algunas reacciones, es pedir humildemente disculpas a todo el que se haya sentido ofendido. Primero a Ramón, si fuera necesario, después a ti, esperando que las aceptes, y, finalmente, tanto a los que lo han expresado públicamente como a los que no. Si es preciso hacer algún otro tipo de rectificación, la haré.
Va a ser lo mejor.
Publicaré esto en mi blog.


Moby Dick. Cap. CVIII
Siéntate como un sultán entre las lunas de Saturno y toma al hombre a solas, en elevada abstracción: parecerá un prodigio, una grandeza, un dolor. Pero desde ese mismo punto de vista, toma a la humanidad en masa y, en su mayor parte, parecerá un populacho de duplicados innecesarios, tan simultáneos como hereditarios.






2014

Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/1-1.

Cartel ganador. Julián Contreras.


181213
No ha habido suerte este año, pero me ha rozado.

Éste (el de arriba) es el primer cartel que preparé. Sí, bastante parecido al ganador del concurso (a la izquierda). "La misma sencillez conceptual, la misma luminosidad nívea, la misma elegancia despojada de prosopopeya... La misma justificación epistemológica cifrada en clave simbólica de múltiples lecturas. Y el summum bonum, el novamás, la cuadratura del círculo: el mismo hallazgo estilístico en forma de exhorto numinoso a visitar nuestra ciudad de oropel en Semana Santa".

Pero no fue éste el que presenté.






Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/1-2.

Yo, a la tipografía, le doy muchas vueltas. Me parece un elemento muy importante, casi tanto como la imagen, que puede realzar o dar al traste con el conjunto. A veces ocupa los espacios residuales, otras pide por derecho más relevancia. En algunos casos, como en éste, ella sola se va a los lugares que le parecen apropiados, o evidentes, y cuesta sacarla de allí. 

Esta es la segunda imagen que preparé. Cambié el tipo por otro más ligero, de los que parecen escritos a mano, para que, además de la luminosidad, sencillez y elegancia extremas de marras, el conjunto fuera, digamos, más etéreo, "cósmica y espiritualmente" hablando. Pero el tema del exhorto numinoso me removía las tripas, y ya se sabe lo que pasa cuando un exhorto numinoso le remueve a uno las tripas.

Éste tampoco lo presenté.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/1-3.

Que la figura del Resucitado señale a la tipografía puede que a mucha gente le parezca genial. A mí me parecía demasiado fácil, casi un chiste. Probablemente a mí sólo. Pero me rechinaba. Así que la bajé y la justifiqué a la izquierda, en un intento de reducir la simetría del conjunto. Probablemente fue un error, pero esa mañana me levanté así. Éste fue el que envié. 

En cualquier caso, aunque hubiera sido el cartel seleccionado, no lo habría ganado yo.



Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/2.

Este es el segundo que envié. Lo preparé al mismo tiempo que el anterior (el primero de los anteriores), con la misma tipografía (Perpetua Tilting MT), la cual, animada de vida propia, fue a colocarse casi en el mismo lugar, con la misma o parecida intención. Aquí, sin embargo, no me molestaba tanto, quizás porque no estaba centrada, porque se integraba con el fondo, porque la cosa retórica estaba más disimulada, o porque no tenía otro sitio mejor donde estar .

Tampoco hubiera podido ganar con éste.
Porque envié cuatro.



Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/3.

Siempre dejo esto para última hora. Preparé en un santiamén los dos carteles del titular -eran muy sencillos- ante la posibilidad de que no me diera tiempo o no me gustara el resultado de los dos que realmente había pensado hacer, que no es que fueran más complicados, pero sí requerían más cuidado, o sea, más horas de ratón y, este año, también de tableta (sigo sin entender porqué cierran el plazo en mayo para fallar el concurso en noviembre, o porqué no se permite que la gente presente los que quiera). El grupo de Sto. Tomás siempre me ha gustado, me parece de lo mejor que tienen los blancos, y de Coullaut-Valera se celebraba algún aniversario este año, o eso creía. Tenía unas fotos de años anteriores, hechas en la calle del Parque, con una luz bonita, casi de estudio. Cambié el fondo y moví un poco las figuras para que se apreciaran mejor (empleé dos fotos individuales tomadas con un ángulo ligeramente diferente). Recortar con cuidado, copiar, pegar, ajustar y listo. 





Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/4.




Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/4 (detalle).

Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/4 (detalle).

Moisés Ruiz Cantero 2014/4 (detalle).

Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2014/4 (detalle).

He añadido unos detalles para que pueda apreciarse la textura de este cartel. En la imagen completa que he puesto no llega a verse. Era la primera vez que utilizaba una aplicación de pintura digital, con stylus y Wacom. Quizás utilicé un pincel demasiado fino para el formato A2 y el resultado final era más fotográfico que pictórico. Pero esta técnica tiene muchas posibilidades. Evidentemente se entenderá que no se trata de un filtro, sino que las pinceladas están dadas una a una, como en una pintura al óleo, pero sin mancharte los dedos ni oler a aguarrás (es lo que más se echa de menos). Gasté más tiempo intentando encajar la tipografía que pintando la imagen, que realmente resulta muy fácil con las herramientas de las que disponen estas aplicaciones. En fin. Este fue el segundo cartel que yo envié al concurso. Otra vez será. Unos cuantos tontoelhabas llevan años lanzando infundios y calumnias de medio pelo, haciendo brindis al sol y ladrando de impotencia a la luna, proclamando que este concurso estaba "herido de muerte" (snif, "me llega al corazón"),... pero no hay que preocuparse, porque este año, por fin, ¡se ha hecho justicia, el jurado sí "ha sido valiente" y el denostado concurso, ... ha resucitado, aleluya!



2015


Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2015. Enviado a concurso.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2015. Enviado a imprenta.

No había pensado enviar este cartel a concurso. Lo realizé a última hora, cuando tuve claro que no iba a merecer la pena gastar el tiempo necesario en llevar a cabo, con cuidado y a tamaño final, la primera idea, un dibujo del San Pedro del grupo, espada en alto, del que había hecho un boceto rápido con un ipad (puede verse más abajo). Aunque me gustaba esa idea, y la tenía en la cabeza desde que se anunció el motivo del cartel, probablemente no iba a tener mucho recorrido en este concurso. Así que desistí. 

Había pensado también en una imagen cenital del trono, desde el coro de Sta. María, que sí preparé y envié como segunda opción. Este grupo es difícil de fotografiar, incluso de apreciar con plenitud desde el suelo, y a esto se le añade el color negro de los capuces del tercio, que los hacen confundirse con el fondo de espectadores y edificios, generalmente oscuro. Para solucionarlo, y tener algo de archivo, por si acaso, aunque en un primer momento no pensaba utilizarlo, pensé que lo mejor era fotografiar el tercio precisamente a contraluz. Y para eso lo mejor era la Serreta. Su iluminación con focos en las dos direcciones de la calle podría hacer destacar los capuces al recortarlos contra el suelo, más brillante por el contraluz, por lo menos los de la fila del lado donde yo estuviera, aunque no estaba seguro. Acepté la invitación del padre de Joaquín, el párroco de San Diego, a tomar alguna fotografía desde el balcón de su casa. Desde allí había un primer plano de luz directa, seguido de otro a contraluz. El tercio se paró justo delante. Un foco iluminaba el estandarte. El contraluz destacaba los capuces. Podía valer. 
No creo, a diferencia de lo que piensan algunos, que haya exceso de luz en esta calle. Es peculiar; son focos de luz blanca que no dan dominante y que en algunos puntos aportan una iluminación muy bonita, casi de estudio. Suele haber por esta razón mucha acumulación de cámaras en esta zona del trayecto de la procesión. Y también porque es una calle recta, con bastantes espacios y no mucha gente. Tampoco creo que sea esa supuesta "superabundancia" de luz la que justifique que, en las fotografías, los tercios aparezcan oscuros y no estén iluminados por los hachotes. El tercio del Ósculo es oscuro de por sí y sus hachotes iluminan bastante poco. No obstante, antes de enviar a imprenta el cartel, “iluminé digitalmente” la parte del tercio que estaba a contraluz. 
Por otro lado, tenía unas pocas imágenes del grupo que hice cuando estuvo expuesto durante la Noche de los Museos en Sta. María, a donde entré por casualidad y allí me lo encontré, bien iluminado, vestido y preparado. Aunque disponía de trípode, con el que podría haber obtenido fotos mejores diafragmando hasta donde hubiera querido, las hice a pulso porque, en realidad, entonces lo que me interesaba era la imagen de San Pedro para utilizarla como referencia para el dibujo que pensaba hacer. Y para eso no necesitaba que fuera de muchísima calidad. De hecho sólo hice una de Jesús y Judas, la que luego incorporé al cartel, y muchas de S.Pedro, aunque para el boceto de más abajo empleé otra que había tomado desde el balcón de Serreta.


Con estos dos elementos, tercio y parte principal del grupo del Ósculo, la disposición en lienzo era evidente. La he empleado otras veces, no sólo para una postal particular de una agrupación, lo cual no tendría nada de particular, como por ejemplo en una muy alabada (y reutilizada y vuelta a reutilizar para otros propósitos, sin pedir permiso y sin cotizar por ello, como si fueran propietarios de los derechos de esa imagen) por los sanjuanistas marrajos hace unos años, o en el cartel del Encuentro de ese mismo año (del que la postal era una interpretación), sino en muchas otras ocasiones para otras agrupaciones, y no sólo yo: esta disposición de elementos es muy común en cartelería en general y en la de Semana Santa de Cartagena en particular, sobre todo en los carteles de los años 40 y 50 pasados.
Le añadí un fondo con la textura del bordado del estandarte, disponiendo en lugar visible la parte del escudo, y los colores naranja y negro, los de la agrupación del Ósculo; el primero para destacar las figuras y simplificar el fondo y el negro para el borde del cartel. Y finalmente la tipografía, sobre una banda degradada a transparente del mismo tono naranja (recurso que, sorprendentemente, “coincidió” con el de otros concursantes, como pude comprobar luego; qué curiosas las coincidencias de los últimos años).

Unos meses después de la resolución del concurso, ya durante la cuaresma, se acercó el presidente del Ósculo, a quien no tenía el gusto de conocer, a pedirme el archivo del cartel para hacer postales, y me comentó que hubo unanimidad al elegirlo porque era justamente lo que querían, y que también tuvieron en consideración el del trono desde el coro de Sta. María, que no sabía que había presentado yo. Por cierto, me desmintió que hubiera recibido meses antes la llamada de nadie ofreciéndose a hacerle un diseño a la carta, información que me había llegado de fuente bastante creíble y fidedigna. Cosas que pasan.


Moisés Ruiz Cantero. Cartel 2015. Enviado a concurso.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto con ipad para cartel Semana Santa 2015-1.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto cartel Semana Santa 2015-1 detalle 1.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto cartel Semana Santa 2015-1 detalle 2.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto cartel Semana Santa 2015-2.

Moisés Ruiz Cantero. Boceto cartel Semana Santa 2015-3.


Moisés Ruiz Cantero. Boceto cartel Semana Santa 2015-4.




agosto 2015

He estado varios meses “de albañiles” y con el blog hibernando, pero ahora que han terminado no quiero dejar pasar la ocasión de abonar un poco estas infrahistorias carteleras. Yo también tengo derecho.


La erección del gremio y su abuela desalmada

Un grupo de misioneros con los crucifijos en alto se habían plantado hombro con hombro en medio del desierto. Un viento tan bravo como el de la desgracia sacudía sus hábitos de cañamazo y sus barbas cerriles, y apenas les permitía tenerse en pie. Detrás de ellos estaba la casa de la misión, un promontorio colonial con un campanario minúsculo sobre los muros ásperos y encalados.

Gabriel García Márquez: La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada.

Unos días después de darse a conocer el fallo del jurado me llama un redactor de La Opinión. Quiere saber lo que pienso del concurso y también de la “grandísima polémica”, según me cuenta, desatada en Internet sobre este asunto, con acusaciones de tongo, secretismo, opacidad, trato de favor, y cosas así. Al parecer, algunos participantes en ambas cosas, concurso y polémica, han emprendido una especie de “cruzada" y acudido a la Junta de Cofradías y a la Concejalía de Cultura (aunque no al Juzgado, como sería lo lógico, si fueran consecuentes con lo que denuncian) con propuestas para actualizar las bases y tratar de que haya más transparencia, que la gente no se sienta cohibida a participar porque "siempre le toca al mismo”, y blablablá. Incluso han colado algunas consignas a través de una participante en una tertulia de TGM (https://www.youtube.com/watch?v=J7jDoyQa_gg, a partir del minuto 9) llena de falsedades y despropósitos. Como conozco el percal, le propongo contestarle por escrito, con la condición de que no cambie ni una coma, y quedamos en que me enviará un cuestionario. Mientras tanto, pregunto por ahí y enseguida llego hasta ese gran foco de fuego primigenio que está consumiendo las redes. Y..., bueno, no me parece que sea para tanto; es lo de siempre: en un grupo de Facebook de Semana Santa bastante concurrido se han sucedido durante un par de días opiniones "me gusta" "no me gusta”, algunas proyecciones de fobias o frustraciones personales de gente a la que no conozco ni me conoce, y poco más. Algunos han mostrado los carteles con los que han participado en el concurso, y eso ha debido provocar, supongo, algún soponcio y enmudecimiento en el resto de indignados ante la evidencia de que el asesino no era el mayordomo y de que seguramente no hay más tontos porque no caben.Y enseguida se ha desmontado el guirigay. 

Corolario: Ley de la controversia de Benford: "La pasión asociada a una discusión es inversamente proporcional a la cantidad de información real disponible.”
Otro: La relación entre estupidez y vanidad: El efecto Duning-Kruger: “La capacidad para evaluar con precisión cómo se realiza una actividad depende de la habilidad para realizar esa misma actividad."


Uno de los participantes del concurso, al que también ha llamado el redactor del periódico, me envía entonces un email en el que se disculpa de antemano por si sus opiniones pudieran ser tergiversadas o malinterpretadas, etc… Se lo agradezco y le contesto:

Yo dejé de preocuparme hace tiempo por eso, y lo que opino al respecto está escrito, es público y cualquiera lo puede consultar. No me han llegado esas "polémicas increscendo, suspicacias y cabreos monumentales" de los que hablas, si acaso algunas salidas de tono, bastante insustanciales, publicadas en algún grupo de facebook, de algunos de los que se han presentado al concurso, supongo que por no haberlo ganado ellos. Si son estas las polémicas a las que te refieres, a mí, por lo general, me dan bastante vergüenza ajena, y, vamos, no creo que haya que darles mayor importancia, aparte de que las opiniones, incluso los insultos, son libres; que la gente diga lo que quiera, y que se atenga a lo que dice. Yo lo que hago es mandar a ese concurso, dentro del plazo, una o dos imágenes que cumplan las bases; cuando lo he ganado, me han llamado por teléfono para decírmelo, eso es todo. Nadie me va a superar en pedir unas bases abiertas, un jurado profesional, exposición, etc... ya lo he hecho varias veces desde hace años, pero si ellos, Ayuntamiento y Cofradías, que son los que lo organizan, lo quieren hacer así, con un fallo no público, etc.., pues que hagan lo que quieran.
No sé a lo que te refieres en cuanto a las intenciones de no sé qué gente, pero estoy seguro de que si tu opinión es tergiversable, se tergiversará. Y más en La Opinión.
Salud.



Me llega entonces el cuestionario. En algunos puntos parece un interrogatorio policial. Lo contesto, pero a última hora decido no participar en esa corrala y no se lo envío. Pa qué. Al día siguiente se publica esto:





Lo del “gremio" tiene cojones, en fin, sin comentarios, y la mayoría de las “propuestas” no cambiarían sustancialmente las bases. Desde luego poco tienen que ver con las que aparecían en el cuestionario que no llegué a enviar. Decido entonces hacerlo, y lo actualizo a la vista de esta lección magistral de periodismo de raza, y de las “declaraciones” del “Gremio”. Finalmente, lo pienso mejor, y me lo guardo para otra ocasión. Para ésta, por ejemplo:


¿Que opina sobre un posible cambio en las bases del concurso del cartel de Semana Santa? ¿Está a favor o en contra?
Dejé de preocuparme hace tiempo por eso, y lo que opino al respecto está escrito, es público y cualquiera lo puede consultar. Aquí: http://moisesruiz.blogspot.com.es/2011/02/semana-santa-carteles.html  

Parece que usted sea el culpable de ganar, ¿se siente atacado por el resto de fotógrafos de la ciudad?
Evidentemente, la "culpa" de ganar yo la tengo yo. Pero no la de que no lo hagan los demás. Ésa la tienen los demás. En cuanto a esos supuestos “ataques” del “resto de fotógrafos de la ciudad" (nada menos), del supuesto estallido de las redes sociales y de no sé qué supuesto “gremio” del que hablaba Ud. en una “noticia" que publicó sin cortarse un pelo su periódico, no sé quién le habrá contado a Ud. todo eso, ni si se molestó en hacer alguna pequeña comprobación ante de seguir con esa chorrada, con perdón. Los maximalismos quedan muy bien como titulares de prensa, pero suelen estar reñidos con la objetividad, o sea, con la verdad. Evidentemente, no me siento “atacado" por nadie, y menos por los fotógrafos de esta ciudad, la mayoría buenos amigos. Si para Ud. “fotógrafo” es el que publica fotos en Facebook y las firma poniendo junto a su nombre “photography” o “artista” o “freelance”, incluso “freeland”, como he visto por ahí, pues, qué le voy a decir,... la frustración produce monstruos. Pero no muerden.

Este año ha vuelto a ganar el certamen. ¿Cómo ve el nivel del resto de carteles presentados a concurso?
Lógicamente, si he ganado yo, no puede ser muy alto. Pero no conozco el resto.

¿Por qué es el fotógrafo que más veces ha ganado el concurso?
Joder, vaya pregunta; la respuesta es la misma que la anterior. Por otra parte, siempre tiene que haber uno que lo sea. No?

¿Cree que el concurso es lo suficientemente transparente?
Todo es susceptible de empeorar.

Este año sólo se han presentado 13 proyectos, ¿cree que la gente no se presenta a concurso porque piensa que siempre va a ganar usted?
Es posible, quién sabe, y si esto fuera así, qué quiere que le diga, yo animo a "la gente", como Ud. dice, a que siga sin presentarse. Además, no lo gano siempre; ya me gustaría. En los últimos diez años sólo cinco veces. Ya sabe, los jurados están para fallar, y fallan de vez en cuando.

Sus “compañeros" dicen que no se conoce al jurado del concurso, ¿esto es así?
No sé a qué “compañeros" se refiere, así que no le puedo confirmar si lo dicen.

¿Qué cambios propondría para actualizar las bases?
No creo que Ayuntamiento y Cofradías le den tanta importancia a esto como para tomarse esa molestia. Como ya dije y está publicado hace tiempo: bases abiertas en técnicas, formatos, número de obras…, interpretación libre de lo que representa la semana de Pasión, con la obligación de que se refiera a la de Cartagena en el caso de que la propuesta contenga elementos figurativos no genéricos; exposición, jurado profesional e independiente no vinculado a la Semana Santa ni a la ciudad...; y añadiría además plazo de presentación hasta una hora antes del fallo, si la exposición fuera posterior, o hasta un día antes de la apertura de la misma, si fuera anterior (para evitar filtraciones, sospechosas coincidencias asombrosas, homenajes, etc..)
Si alguien (el Ayto, evidentemente) quisiera tomarse esto medianamente en serio y consiguiera, mediante patrocinio, por ejemplo, aumentar suficientemente la dotación, y llegaran las bases a los sitios adecuados, este concurso podría obtener cierto eco, no sólo nacional, y con un poco de suerte se conseguiría una muy buena exposición (que debería estar bien organizada e incluir un catálogo decente) y potencialmente convertirse en un activo importante, incluso el más importante, para la promoción de la fiesta y de la ciudad.

¿Falta profesionalidad entre los fotógrafos que se presentan a concurso?
Si se refiere a la calidad (y esto es sólo una opinión), por lo que he visto de lo que algunos dicen que han presentado a concurso este año, me parece, digamos, variable. Varía desde lo anodino a la chapuza impresentable. En realidad, ¿qué objeto tiene hacer una exposición de todo esto? Además, ya se suelen “exponer" en la red. Verlos a tamaño “natural” quizás no sea muy buena idea. Aunque yo siempre lo he solicitado, lo sigo haciendo, e incluso me he ofrecido a ello.

¿Le importa las críticas que ha recibido?
Sólo he recibido alguna felicitación. ¿He recibido críticas? No las conozco, pero parece que Ud. sí. En cualquier caso, las críticas siempre son bien recibidas. Y si Ud. se refiere a que pudiera haber habido alguna salida de tono (algo, al parecer, habitual, por otra parte), supongo que procedería de gente que no me conoce en absoluto, así que ni caso. Lo dijo Churchill: si alguno habla mal de mí a mis espaldas, mi culo contempla.



Un mes después, las iniciativas del “Gremio” son atendidas por la autoridad competente y la prensa “yellowkidiana” local se hace eco a cuatro columnas, ilustrándolo con una fotografía de archivo, en la que aparezco yo (¡!), que estoy al margen del asunto. Tanto la foto como el pie de foto, en ese “contexto", tienen una lectura perversa, sea intencionada o no. Pero a ellos les da igual. Yo le habría añadido: "En la foto, Moisés Ruiz con parte del botín de sus atracos" (les ha faltado ponerle Wanted y añadirle una recompensa).





Finalmente, aparecen las ansiadas y renovadas bases del concurso que lo van a "potenciar, motivar a la participación y aumentar la calidad de los trabajos presentados”, según la concejala. Pero no parece que despierten mucho entusiasmo entre el colectivo “gremial”. 
Veamos: se aumenta el plazo y el número de carteles a presentar (de 2 a 4), vale, pero se cambian el tamaño y el formato de presentación, de 42x60 a 50x75 (en absoluto necesario para juzgarlos); un tamaño mayor que el de impresión (48x68) y un formato bastante más "alargado", la misma proporción que las imágenes fotográficas de "35mm" (24x36), aunque esto no es un concurso de fotografía. ¿Quién habrá tenido esta genial idea?. Y, atención, deben ir sobre soporte rígido (foam o similar). Y esto, desde luego, no facilita que aumente el número de trabajos presentados (ni su calidad, evidentemente), porque multiplica casi por cuatro su coste. Enviar 4 carteles puede suponer un desembolso de más de 120 euros (si van en soporte fotográfico). Y esto para darle hecha la exposición al Ayuntamiento, la otra gran novedad y principal aspiración del “Gremio”. Exposición, bienvenida, anterior al fallo del jurado, lo que va a dar lugar, sin duda, a jugosos comentarios y juicios paralelos en las redes entre los aficionados a la semanasantería. Aumenta también el número de componentes del jurado (¡8 personas!), con la inclusión de un "artista", un diseñador y ¡un fotógrafo!. Cierto que casi todo lo que se suele presentar es fotográfico, pero, repito, esto no es realmente un concurso de fotografía, sino de cartelería, diseño gráfico, marketing, etc.., materias sobre las que, por lo general, no estamos muy preparados para juzgar los fotógrafos. Además, y lo digo como tal, solemos estar muy mediatizados por el tipo de fotografía que hacemos, o que nos gusta. Bueno, al menos se podrá ver todo el material aspirante a imagen representativa de la SSCT, que es de lo que se trata. No son las bases que yo habría redactado, pero bienvenidas sean, aunque me temo que tienen la obsolescencia involuntariamente programada (si no se quiere que algo cambie para que casi todo siga igual).



Y su abuela desalmada

-Dime una cosa, hijo -le preguntó la abuela con su voz más tersa-. ¿Qué vas a hacer tú en esta cumbiamba?
El muchacho se sentía intimidado por el cirio, y le costaba trabajo cerrar la boca por sus dientes de burro.
-Es que los padrecitos me van a hacer la primera comunión -dijo.
…………..
La abuela le puso término a la disputa…:
-De modo que pagas la parte que te corresponde, o sigues solo tu destino..
-Sigo solo mi destino -dijo el fotógrafo-. Al fin y al cabo, yo lo que soy es un artista.

Gabriel García Márquez: La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada.

Pudo la pena más que mi honor mancillado. Además, lloré. 
G. Torrente Ballester


Comentario de textos

Guardé algunos comentarios de aquellos aparecidos en Facebook. Para cuando tuviera un rato para comentarlos yo también. Hay uno, incluso, que está firmado no a título personal sino como presidente de una agrupación entera, una de las más importantes y respetadas de la SS. Una especie de comunicado oficial. Qué honor. 

https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/815504065139343/
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/818711578151925/
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1020662321283129&set=gm.816034358419647&type=1
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10205813147154802&set=gm.404163916399959&type=1


J.G.L.
"Se ha presentado sólo ese cartel?? Porque bajo mi punto de vista, es feo de narices, ni composición ni historias, no ha dejado un hueco en el cartel por ningún sitio. Muy cargado.”

(más adelante en otra línea de comentarios en el mismo grupo de FB, reconoce):

"A mi me molesta mucho poner una fotografia y que se empiece a criticar, aunque esto es el cuento de nunca acabar.
Un abrazo a todos.”

> Otro para ti



P.A.M.
"Me ha decepcionado el cartel de la Semana Santa de 2015. Cuando una buena idea se repite demasiado deja de ser una buena idea para convertirse en una mala copia. Y eso es lo que le pasa a este cartel: es una mala copia de una buena idea. Es un plagio de sí mismo. Me ha decepcionado profundamente, en primer lugar porque esperaba mucho más de un artista de la categoría de su autor, no sé, algo más original, disitnto, novedoso, propio de él, y no limitarse a hacer un corta/pega con las manidas ideas refritas de años anteriores. Y en segundo lugar porque esta mala copia hace que el original parezca un poco más manido, menos original. Este cartel es más de lo mismo, pero peor. Decepcionante."
El presidente de S. Juan

> Esto huele a libelo: no hay nada que me ofenda más que me llamen “artista”.



J.C. -Superstar, do you think you´re what they say you are?- 
"A mi el cartel ganador me gusta, pero es un refrito, una buena idea que se convierte en mala por su repetición, un autoplagio del cartel marrajo de 2013 y de la postal de san Juan Marrajo 2013".

> Hablando de refritos.



E.T.
"Si la foto no es la adecuada, habrá que buscar otra opción, pero no poner un churro de foto y pretender disculparla culpando a las farolas".
……
"A mí no me parece un mal cartel, salvo por la mala foto del tercio, pero es que me parece un poco repetitivo el estilo".





> Maldición, me ha descubierto. Se me acaba de atragantar el churro. Sólo pedir disculpas en nombre de las farolas.

……..
"Aunque sirve, al menos, para que alguien se lleve 1.500 €".
…….
"Poco dinero depende. Si tiene utilidad lo que se paga tal vez sea poco dinero, pero pagar esa cantidad por algo inútil, se convierte en un alto precio”. 
…….
“Entonces, lo digo de otra forma: poco dinero depende. Si sirve para algo lo que se paga tal vez sea poco dinero, pero pagar esa cantidad por algo que sirve para bien poco, se convierte en un alto precio".

> Hombre, alto precio... Alto precio, y también bastante inútil (o que sirve para bien poco), es lo que pagamos todos para mantener el Senado (8.700 millones), las Diputaciones (3 billones 800.000 millones), las FFAA. (970.000 millones), los Parlamentos Autonómicos (58.000 millones), nuestro Zulo local (123 millones), etc, etc…
(Millones de pesetas, no de euros, tampoco hay que pasarse).

……
"Y lo que está empezando a ser una molesta plaga es la nube de fotógrafos moscardones alrededor de los tronos".
…….
"Qué coñazo…"

> Cierto, pero yo lo dije antes. Sí, somos un coñazo, relativamente necesario, pero coñazo no obstante, aunque yo me identifico más en el papel de mosca cojonera.



B.V.C.
"Y si no, lo declaran desierto porque no hay calidad en las obras ( incluso presentando él ) y se lo dan a él para que lo haga...sin problemas” .

> Alto ahí. Eso no es cierto. El cartel 2013 fue elegido en una Junta de Presidentes de Agrupaciones de la Cofradía Marraja en la que se barajaron 7 (siete) opciones. Mías, dos.



Bueno. Se me está haciendo un poco tarde. Conclusión:
Principio de Hanlon
“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez”. 





300915
A las 13:30 ha terminado el plazo de presentación de carteles al concurso para seleccionar el del próximo año. Y no parece que se haya conseguido "motivar a la participación": se han presentado 12 carteles. "Aumentar la calidad de los trabajos presentados", otra de las aspiraciones de la concejala al acceder a redactar las nuevas bases, está por ver si se consigue. Próximamente.

261015
Punto 12 de las bases:

12º.- Los trabajos presentados serán expuestos en el Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy hasta el día del fallo del jurado.

Punto 9:

9º.- (...) El fallo se hará público en la web municipal o a través de los medios de comunicación antes del 19 de noviembre de 2015.

Ha pasado casi un mes desde que se cerró el plazo. Igual esperan hasta el día 18 por la tarde para exponer "los trabajos presentados", fallar el concurso, "desexponerlos" y hacerlo público. Para que nadie pueda decir que este Ayuntamiento no cumple. 



2016


Si hablamos de María Magdalena, ¿qué mejor que un corazón muy grande?
Y si hablamos de la Agrupación de María Magdalena, ¿qué mejor que un corazón muy grande donde se siente reflejada la Agrupación?

Moisés Ruiz Cantero. Imagen ganadora del concurso seleccionador del cartel de la Semana Santa 2016.


141115

Ya que el Ayuntamiento está tardando en dar a conocer el fallo del concurso seleccionador del cartel de Semana Santa 2016 (es más, no creo que tenga ninguna intención de hacerlo), lo hago yo.
Como decía Antonio Maura: luz y taquígrafos!

"Maura, presidente de gobierno durante cinco legislaturas a principios del siglo pasado, se enfrentaba así a una forma de hacer política a través de cabildeos y señores de presión, que acabó con él". Amando de Miguel.

Continuará.


230816 

El “continuará” anterior lo escribí el día 14 de noviembre de 2015, justo cuando estaba a pleno funcionamiento el mecanismo de “cabildeos y señores de presión”  para intentar declarar nulo el fallo del jurado e impedir que la imagen seleccionada se convirtiera en el cartel oficial de la SS 2016. Maniobras internas, no públicas, ni púdicas, dirigidas desde la jefatura de los servicios jurídicos del Ayto., que se desarrollaron entre los días 5 y 26 de noviembre.


(Siento el ladrillo que viene a continuación, pero me he puesto, me he puesto, y...)

El mismo día que se publicaron las nuevas bases en la web del Ayto, el lunes 16 de marzo de 2015, y se conoció que la Agrupación Santa María
 Magdalena de la Cofradía Marraja sería el motivo del cartel 2016, pensé en el ungüentario que procesionan como imagen principal para confeccionarlo y participar en el concurso. Siempre había entendido que lo que la Agrupación quería mostrar, presentando ese pequeño corazón de cristal púrpura en un lugar preeminente de su cortejo, era algo más que un elemento pasionario como los que utilizan otras agrupaciones; que tenía otra lectura: era un símbolo de lo que María Magdalena representa en el relato evangélico (Mateo 26.6-13, Marcos 14.3-8, Juan 12.1-8), un objeto de tipología universal para representar el sentimiento amoroso. Siempre ha sido, junto con el arreglo floral del trono, lo que más o casi lo único que me atraía visualmente de esa Agrupación. Así que decidí realizar un bodegón utilizando esos dos elementos, flores y ungüentario. ¿Cómo iba a pensar que en realidad no era en absoluto representativo de la Agrupación (como manifestaron después hasta la saciedad en los medios, redes sociales e incluso en el acta del jurado) cuando la misma Agrupación lo presenta a la cabeza de su procesión, delante del mismo estandarte?

Por otro lado, impreso a una escala mucho mayor que el objeto real podría dar lugar a un cartel atractivo y que funcionaría bien visualmente. Ingenuamente pensaba en lo interesante que podría resultar para la misma Agrupación ver Cartagena sembrada de corazones en su 50 aniversario. Estaba convencido de que iba a gustar la idea y de que, tratándose de gente “piadosa" acostumbrada a interpretar pasajes bastante más crípticos de los actos litúrgicos, no iban a tener ningún problema para entender “el mensaje”, digamos. Era de primero de “capillitas".

Se saldría también un poco de los cánones habituales y del tipo de contenidos en los que insisten repetidamente las Cofradías. Suponía que era eso lo que se pretendía con el cambio de bases y la inclusión en el jurado de 3 personas relacionadas con el mundo de las artes y el diseño.

Para completar el bodegón, añadí una imagen del tercio, con el trono al fondo, "reflejándose" en el corazón. Aquí jugaba con el doble sentido de la palabra “reflejo”: el reflejo óptico del tercio en el cristal del ungüentario y el reflejo simbólico o “metonímico”, es decir, que en ese corazón, símbolo de Mª Magdalena, aparecía “reflejada” (es decir, “identificada”) la Agrupación.

El bodegón era, asimismo, una imagen alegórica del grupo al completo: sobre un arreglo floral del trono, el corazón que simboliza a  Mª Magdalena "apoyado" en una "base" de iris morados, el color de la Cofradía. El fondo, del color representativo de la Agrupación, mostrando la parte de la capa de la santa donde aparecen los escudos. La perspectiva del tercio conducía, mediante dos filas ordenadas de luz, hasta lo más profundo del corazón, en el centro de la imagen, donde aparecen el trono y la santa. Este reflejo, para que funcionara como tal, debía sugerir más que mostrar; en fin, requería un mínimo esfuerzo de interpretación del personal. Eso es un ejercicio estupendo, crea sinapsis.

Rizando un poco más el rizo, que el tercio estuviera en la iglesia a punto de salir no era casual. Tenía imágenes del tercio en la calle pero quise utilizar ésa. Durante la Semana Santa la iglesia de Santa María “late” y “vivifica” las calles: las “venas” y las “arterias” de la ciudad. ¿Alguien da más?

El resultado era, al menos para mí, una imagen atractiva y distinta. Colores y texturas brillantes y “mensaje”, entre comillas, positivo y “ecuménico". Ni rastro de referencias al sufrimiento, al dolor, las representaciones torturadas, las lágrimas o los puñales, tan habituales en el imaginario de la semana pasional. Hasta tal extremo quise que fuera así que utilicé una imagen de la parte posterior del ungüentario, porque en la frontal lleva en altorrelieve una pequeña herida de la que brota una gota de sangre.

El cartel tenía luz -era luminoso-, orden -en el tercio y en el diseño, simétrico y “ordenado"- y flores. Era un cartel genuinamente cartagenero, mediterráneo y ¨rebelde porque el mundo nos hizo así".

Pero aunque no había ni rastro de escatología (en sentido parusía, ragnarök, éskhatos, etc..), tampoco había ni rastro de pedrería, y esto podía ser un problema. Ni aparecía la santa, ni sus aditamentos, ni el original pomo, ni el trono maravilloso, ni los ricos terciopelos. Así que hice también 8 o 10 bocetos más, adaptados al gusto y "sentimiento" cofrade. Pensaba enviar también al concurso uno de ellos, el primero que hice (precisamente el que más tarde eligieron para una tirada y siembra particular los directivos de la Agrupación), pero en esto que, al colocar sobre un documento pequeño de Photoshop, de unos 5 Mb. (que utilizo para bocetar y mover elementos con facilidad), un primer plano de la escultura de Hdez. Navarro de 60 Mb. apareció encuadrado solamente un detalle del rostro. Y me gustó.

Completé el boceto con corazones flotantes (¿Mª Magdalena “exhalando” amor?) y el mismo fondo color mostaza de Dijon de la capa con los bordados del otro cartel (que luego eliminé para simplificar). Quedaba algo, si cabe, aún más distinto que el primero, aparecía la santa, y era igualmente vistoso, singular, para lo que suelen ser los carteles de SS, y un tanto “magrittiano” (uno de mis pintores favoritos) . ¿No se pretendía, al cambiar las bases y, sobre todo, la composición del jurado, actualizar la imagen representativa de nuestra Semana Santa de cara, no lo perdamos de vista, al exterior? No tuve dudas y envié también esta imagen como segunda opción, desechando el resto de bocetos, seguramente más del gusto cofrade pero menos del mío.



Moisés Ruiz Cantero. Imagen presentada al concurso seleccionador del cartel de la Semana Santa 2016.



5 noviembre, jueves.

Se reúne el jurado. Está formado por: David Martínez, Concejal de Cultura, Obdulia Gómez, Concejala de Turismo, Domingo Bastida, Hno. Mayor de la Cofradía Marraja, Francisco Pagán, presidente de la Agrupación de la Magdalena, Gonzalo Sicre, pintor, Lola Nieto, diseñadora, Juan Manuel Díaz Burgos, fotógrafo y Fulgencia Plazas, Directora de Cultura, que actúa como secretaria del jurado.

Aunque son conscientes, porque se pone de manifiesto en ese momento, de que no se ha hecho exposición pública previa al fallo como indican las bases, también lo son de que el jurado es soberano. Y siguen adelante.

Después de un buen rato de deliberaciones deciden asimismo, soberanamente, votar a mano alzada, y no en secreto como también indican las bases. Aunque los dos representantes de la Cofradía Marraja se han opuesto frontalmente, sale elegido el cartel de lema "Achttien 1". Se abre la plica y se da a conocer el autor. Todos los asistentes firman el acta. Los dos representantes marrajos emiten votos particulares en contra: según ellos, "el cartel no representa a la Agrupación ni se ajusta al tema monográfico" (la Agrupación Santa María Magdalena, según las bases publicadas). Esa misma noche me comunica el fallo, de manera no oficial, uno de los miembros del jurado.


6 noviembre, viernes.

A las 9 de la mañana la Directora de Cultura me comunica oficialmente que he sido el ganador del concurso. El cartel seleccionado ha obtenido 5 votos (los dos concejales y los tres artistas). Aunque ella actuaba como secretaria del jurado y no tenía voto, está muy de acuerdo con el fallo y me felicita por la imagen. Le pregunto que si es consciente de que existe motivo de impugnación, quizás menor, al tratarse de un defecto de forma, por no haber expuesto las obras previamente al fallo. Eran conscientes. Le aconsejo que realice la exposición, aunque sea a posteriori.


7 noviembre, sábado.

Durante el festival de jazz, la directora de Cultura le pide a una tercera persona que me transmita que necesita hablar urgentemente conmigo.


9 noviembre, lunes.

La secretaria del concejal me convoca a una reunión inmediata en la Concejalia de Cultura. Tengo otros compromisos y no puedo asistir. Se me emplaza para el día siguiente. Me empiezo a mosquear.


10 noviembre, martes.

La Directora de Cultura me explica, primero por teléfono y después personalmente de manera más amplia, el motivo de la urgencia. En síntesis: según los “servicios jurídicos de Ayuntamiento” (el jefe de los mismos es a la vez el presidente de la Agrupación de la Magdalena) se ha “descubierto” (quizás por “urgente" casualidad al día siguiente del fallo) que las bases no han pasado por Junta de Gobierno, como al parecer es preceptivo. No se puede pagar el premio pues no existe partida económica asignada. El proceso es nulo y hay que repetirlo. Ya están casi redactadas unas nuevas bases (sospecho que con una composición distinta del jurado, acorde a los gustos del Jefe de los Servicios.., perdón del presidente de la Magdalena, qué lío!) que pasarán el trámite administrativo en la siguiente Junta de Gobierno, el 20 de noviembre, y se convocará de nuevo el concurso. Los autores que ya han presentado podrán mantener sus trabajos, con la excepción (y esto es lo más cojonudo) del trabajo ganador, porque ya no existe anonimato al haberse abierto la plica y conocerse al autor (aunque aún no es público el fallo). Todo este jaleo por un simple e insignificante cartel de SS. Un disparate.

Para que todo esto funcione habría que mantener la historia oculta por lo menos hasta el día 20, aunque en las bases, que entonces seguirían siendo vigentes, el plazo máximo para dar a conocer públicamente el fallo y publicar el acta del jurado es el día 19.

En poca palabras: el jefe de los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento ha puesto en marcha una operación para anular un concurso público ya fallado porque un miembro del jurado, el presidente de la Agrupación de María Magdalena, no está de acuerdo con el fallo. Y ambos son la misma persona.

Se provocaría con ello un perjuicio a un ciudadano, al que se ha comunicado oficialmente ser ganador de un concurso público, debido a una (supuesta) irregularidad administrativa de la que el ciudadano no es responsable.

Se barajan distintas salidas al embrollo, con la intención todo el rato por parte de la Directora de Cultura, dicho sea a su favor, de que sea satisfactoria para todos y que nadie salga perjudicado, aunque es evidente que las instrucciones desde las altas instancias son claras: anular el cartel ganador.


11 noviembre, miércoles.

Como las bases se renuevan todos los años (cambian fechas y motivos, al menos), y hasta ahora no ha habido problema para abonar el premio, es de suponer que siempre han sido aprobadas en Junta de Gobierno. Las actas de las mismas están publicadas en la web del Ayto.

http://www.cartagena.es/acuerdos_municipales.asp?vertodas=2&idPaginaOriginal=1278 

Busco por curiosidad la notificación de la aprobación de las bases del concurso del cartel de Semana Santa correspondiente al año 2015. Primero en las Juntas de Gobierno de fechas inmediatamente anteriores a la convocatoria pública del concurso. Luego en todas las de ese año. No hay ni rastro. Qué raro. Miro en las Juntas de Gobierno de 2014. Tampoco aparece nada. Me tomo la molestia (grandísima molestia) de mirar una por una las resoluciones de todas y cada una de las Juntas de Gobierno del Ayto. de Cartagena desde el año 2008. Ahí no hay ni rastro de nada relacionado con el cartel de Semana Santa. ¿Son todas las convocatorias, al menos desde 2008, nulas o es que no es imprescindible que las bases de ese concurso pasen ese trámite administrativo como aseguran ahora desde los servicios jurídicos?

Por otro lado, la Ley del Procedimiento Administrativo (cap.VII, art.97 y siguientes) deja claro que, en supuestos como éste, la Administración tendría que indemnizar en caso de anulación del proceso e interposición por parte del afectado de una reclamación administrativa.


12 noviembre, jueves.

En una nueva reunión con la Directora de Cultura le informo de lo anterior y le sugiero una forma de actuar que a mí me parece la más digna (o menos indigna) para resolver este asunto:

- Dar a conocer inmediatamente el fallo.

- Publicación del acta del jurado. (Se abre automáticamente el plazo de impugnación).

- Exposición de los carteles presentados.

- En su caso, resolver las impugnaciones.

- Si se resuelve a favor del impugnador: poner de nuevo en marcha todo el proceso, nuevas bases con todas las garantías, nuevos plazos, etc…
(Ésta sería la solución más “costosa” para el Ayto., pues tendría que hacer frente al abono del premio por el nuevo cartel y a la indemnización por el anterior).

- Si se resuelve en contra: se valida el fallo, y se sigue el procedimiento habitual de tirada de carteles impresos, representación, etc..
(En este caso, si la Cofradía Marraja decide realizar una impresión “particular” de carteles con un diseño diferente, y lo estima conveniente - ya que no sólo no quiero causar ningún malestar en la misma, sino todo lo contrario -, puedo poner a su disposición sin ningún compromiso los bocetos ya realizados que desestimé en su día presentar al concurso).


13 noviembre, viernes.

Me llegan noticias de que alguna imagen de mala calidad del cartel está circulando “por ahí”. Me informo. No procede de uno de los dos miembros del jurado (al menos) que tomaron fotografías con el móvil durante el fallo. Él mismo me lo confirma y me envía las imágenes que tomó. Como el Ayto. sigue sin dar a conocer el cartel ganador y no me parece que tenga ninguna intención de hacerlo, decido forzar la situación y que se haga la luz (y los taquígrafos). Llamo al delegado de La Verdad, Gregorio Mármol. Quedamos y lo pongo al corriente del tema, aunque le pido que me mantenga (de momento) al margen y lo confirme en otras fuentes. Le proporciono una imagen de muy mala calidad de las que se hicieron durante el fallo.


14 noviembre, sábado.

Aparece la noticia en los dos periódicos locales en papel.

La Verdad titula: “Un cartel de procesiones en el aire”. Junto a la foto de mala calidad del cartel, se hace un relato bastante completo del tema con declaraciones de fuentes del Ayuntamiento y de Francisco Pagán (presidente de la Magdalena).

http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201511/14/cartel-procesiones-aire-20151114022705-v.html

La Opinión, a las 2:03, titula: “La elección del cartel indigna a los cofrades”. Aseguran sin cortarse un pelo que “el cartel indigna a cofrades y fieles”, aún antes de que cofrades y fieles lo conozcan (periodismo de investigación). No hay foto. Sólo unas declaraciones de Pagán lamentándose y tal. Se nota que se trata de una información de última hora proporcionada, con bastante probabilidad, por el mismo Pagán después de atender a la llamada de La Verdad del viernes y saber que se iba a publicar al día siguiente.

http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2015/11/14/eleccion-cartel-semana-santa-indigna/692079.html


A las 10:01 se abre la veda en Facebook.  En un grupo multitudinario, referencia de la Semana Santa, se hacen eco de la noticia de La Opinión.

A las 12:26 alguien publica una imagen del cartel distinta a la que aparece en La Verdad, realizada también durante el fallo. Es igualmente de mala calidad, con muchos reflejos, entre ellos el de un tubo de neón, que por el lugar en el que está (o se ha colocado adrede) puede dar lugar a equívocos entre el personal predispuesto. Debe ser la que circulaba de manera privada. ¿Quién la puso en las redes? Se admiten apuestas.

La reacción no se hace esperar e inmediatamente empieza a tomar tintes de campaña orquestada. Hay algunas opiniones personales, respetables, y muchos juicios de valor cada vez más descerebrados que dan paso directamente al insulto y a la vulgaridad gritona y cervecera de la barra de bar. Se jalean unos a otros a ver quién la suelta más gorda. Participan del jolgorio lapidario perfiles muy considerados de dentro de las Cofradías (que luego se van a cantar la Salve con ojos emocionados).
Porque se trata de un grupo ligado a la Semana Santa donde se ensalzan habitualmente sus valores más allá de los estrictamente suntuarios, artísticos o folclóricos. Sería falso establecer esa correlación contradictoria (y la conclusión que se pueda extraer de ella) extendiéndola a todo el colectivo procesionista, del mismo modo que también lo sería considerar lo que se diga en un grupo de Facebook como extrapolación de la opinión generalizada del mismo colectivo, o de toda la población, como si fuera una encuesta vinculante. Pero el retrato es bastante sombrío, y revelador. Para muestra, un botón:

https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/984702494886165/
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/984821214874293/
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/984882934868121/
https://www.facebook.com/groups/semanasantacartagena/permalink/553008688182147/


15 noviembre, domingo.

Un diario digital local, Cartagena de hoy, titula a bombo y platillo (junto a una imagen del cartel tachada con una X) : “Anulado el cartel de Moisés Ruiz para la Semana Santa 2016”.

http://www.cartagenadehoy.com/index.php option=com_content&view=article&id=57520%3Aanulado-el-cartel-de-moises-ruiz-para-la-semana-santa-2016&catid=102%3Adestacado)

En el desarrollo de la “noticia”, sin embargo, no se dice que se haya anulado nada - lo que le correspondería al Ayto. a través de un comunicado oficial -, pero les da igual;  así funciona alguna “prensa”. Los “indignados” de Facebook se autofelicitan, crédula y prematuramente. La pseudocampaña que alguno o alguna ha querido poner en marcha con la llamada a rebato “TODOS CON LA MAGDALENA Y LA COFRADÍA MARRAJA. NO AL CARTEL DE SEMANA SANTA SELECCIONADO. PÁSALO”, ha dado sus frutos, piensan. “Juntos podemos”.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1624646197796183&set=a.1377281632532642.1073741825.100007524545011&type=
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/985173504839064/
https://www.facebook.com/groups/SemanasantainternacionalCT/permalink/1203618182998277/


16 noviembre, lunes.

El Ayuntamiento da por fin a conocer el fallo del jurado y publica el acta.

http://semanasanta.cartagena.es/detalle_actualidad.asp?id=190056
http://nws.cartagena.es/files/115-83509-DOC_FICHERO/Acta%20Jurado%20Cartel%20Semana%20Santa%202016.pdf
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/985592024797212/


17 noviembre, martes.

La Verdad titula: “La Magdalena recurre la elección del cartel de Semana Santa 2016”.

http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201511/17/magdalena-recurre-eleccion-cartel-20151117020235-v.html

Se hace eco del anuncio oficial del Ayto. y de la presentación, el viernes 13 (tres días antes de que existiera ningún motivo para impugnar, puesto que aún no se había hecho el anuncio oficial), de recurso de revisión y nulidad de todo el proceso, según declara Francisco Pagán. Y para que quede claro que todo es conforme a Derecho, él, que como jefe de los Servicios Jurídicos tendría que resolver la impugnación que él mismo ha realizado, tendrá que inhibirse. Un descojone.
Alineándose con los “indignados” de Facebook y para que no decaiga la fiesta, después de lo bien que se lo debe haber pasado el fin de semana - casi tanto como yo -, hace su aportación al inventario de parecidos y diferencias y usos adecuados del cartel: "desde cualquier fiesta hasta una campaña de donación de sangre". ¡Qué diver!  Las redes se animan.

https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/985995798090168/


18 noviembre, miércoles.

Tanto La Verdad como La Opinión informan de la presentación de una nueva impugnación por parte de cuatro fotógrafos participantes en el concurso. El “gremio”, al que se echaba de menos, sale a la palestra. En La Verdad se dice que han solicitado, además de que se anule el fallo y se repita la votación, que se descalifique el cartel ganador. Piden las dos orejas, y el rabo.

http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2015/11/18/cuatro-fotografos-impugnan-fallo-concurso/692968.html
http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201511/18/nueva-impugnacion-concurso-cartel-20151118012721-v.html


26 noviembre, jueves.

Mientras que se resuelven los recursos presentados, los ánimos se calman bastante en las redes sociales, como es habitual.

El día 26 de noviembre acudo a una reunión en la Cofradía Marraja con los primeros representantes de la misma y con los de la Agrupación de la Magdalena. Han solicitado ver los bocetos que hice y ofrecí en su momento. El primero de ellos es aceptado inmediatamente para realizar un cartel alternativo de cuya impresión se van a hacer cargo ellos mismos. Al parecer, los defectos de forma del proceso no son relevantes como para anular el fallo (del tema de que las bases no hayan sido aprobadas en Junta de Gobierno nunca más se supo). El recurso interpuesto va a ser desestimado. Todo parece que se va a resolver como tendría que haberse hecho desde un principio.


Moisés Ruiz Cantero. 2016. Cartel impreso por la Cofradía Marraja.


y algunos del resto de bocetos presentados (son imágenes sin terminar, con desajustes, etc...)




































14 diciembre, lunes.

En la página oficial del Ayuntamiento se publica la resolución de los recursos declarando válido el fallo. La polémica se reanima.

http://www.cartagena.es/detalle_noticias.asp?id=191050
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/997604993595915/


16 diciembre, miércoles.

En La Opinión se dice que la Cofradía Marraja va a realizar un segundo cartel, que, según Pagán, será la imagen que se llevará a Fitur.

http://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2015/12/16/imagenes-moises-ruiz-anunciaran-semana/699760.html
https://www.facebook.com/joseantonio.balanzamartinez/posts/10205081834915277


18 diciembre, viernes.

Para completar el esperpento, La Verdad anuncia que el alcalde José López se ofrece a pagar de su bolsillo el segundo cartel en liza.

http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201512/18/alcalde-ofrece-pagar-bolsillo-20151218004329-v.html
https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/1000872879935793/


22 diciembre, martes.

Pero el esperpento no ha terminado. Cartagena Diario informa sobre una rueda de prensa que el día anterior dieron cuatro participantes en el concurso, en la que se leyó un comunicado. No tiene desperdicio, bueno, es un decir, porque contiene bastante inmundicia.

Alguno, en Facebook, mostraba las imágenes que respaldaban a los convocantes: sus carteles.

https://www.facebook.com/groups/109684289054661/permalink/1000872879935793/

El texto no se puede enlazar en el periódico digital. Como es muy extenso, sólo voy a comentar someramente las alusiones personales, el resto son generalidades conocidas, amenazas veladas de perro ladrador y autobombo (la sintaxis y la puntuación son las del texto publicado, que parece que ninguno se atreve a firmar).


> “..no es lógico ni bueno para el concurso, que un autor haya ganado 17 veces durante 25 años”

> Cómo que no es lógico ni bueno? Mientras que esa elección se realice por concurso y no se demuestre que es fraudulento o que hay “amaño”, eso de que no es no se qué es irrelevante.
Y he ganado ese concurso en 13 ocasiones en los últimos 30 años, a ver si queda claro. Aunque es mi cartel número 18.


> “Y por último tenemos al ganador de este año del concurso, quien lo ha ganado 18 veces. Esto no es fruto de la casualidad ni de que sea el mejor cartelista, es por su obsesión de ganar todos los años. Un ejemplo: el lema del cartel ganador de este año es “ACHTTIEN” en neerlandés DIECIOCHO, hagan la traducción en el traductor de google”

> Señores del gremio. Vaya una gilipollez. Que yo sepa, todo el que se presenta a un concurso de lo que sea lo hace con la esperanza de ganarlo. Si la condición para ganar fuera estar obsesionado con ganar, no habría ganado nunca. Seguro que habría alguien siempre más “obsesionado” que yo. La obsesión aumenta con el fracaso. No puedo estar obsesionado con ganar porque ya gano. 

El lema era, efectivamente, 18 en holandés (gran descubrimiento), país que acababa de visitar. En 2014 visité Turquía y el lema fue On Yedi (17 en turco), el anterior Noruega y el lema Sytten (17 en noruego; no gané este año y el siguiente siguió siendo 17, en otro idioma). Es una inocente regla para hacer lemas, no la prueba de ninguna obsesión. Por favor, tómense la medicación antes de escribir más chorradas.


> “No lo consideramos nuestro compañero, porque si tuviera moral nos hubiera apoyado en el recurso. Ha hecho todo lo contrario, se presentó con un abogado en la Concejalía de Cultura exigiendo que se publicara el fallo”

> Hubo defectos de forma, fallos administrativos, despiste, etc... Si no los hubiera habido, el fallo habría sido el mismo. El jurado lo supo en el momento en que se reunió y decidió seguir adelante. El jefe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Cartagena no podía ignorar que el proceso era irregular, y anulable (¿sobre todo si no ganaba el concurso un cartel de su gusto?).
 Ya he dicho arriba que posteriormente sugerí que lo mejor era reconocer los fallos y abrir el plazo de impugnación. Teniendo en cuenta que quien iba a impugnar y quien lo iba a resolver eran la misma persona, no dejaba de ser temerario por mi parte. A mí nadie me garantizaba (lógicamente) volver a ganar el concurso en una nueva convocatoria. Ni me presenté con ningún abogado ni exigí nada. Entre otras cosas porque no tenía ningún poder para hacerlo. 
Mienten e insultan, ¿y me llaman a mí inmoral?


> “Él sabe perfectamente que se han infringido las bases del concurso y si hubiese ganado uno de nosotros en las mismas condiciones, hubiera entrado en cólera, como lo ha hecho las pocas veces que no ha ganado, incluso ridiculizando a los autores ganadores”

> Pero es que, con los carteles que han presentado y un jurado en condiciones, seamos realistas Sres. del gremio, era un poco difícil que yo hubiera tenido que "entrar en cólera” por nada. Conocen la autocrítica? (lo siento, pero es que me lo ponen a huevo).

Y..., a ver, ¿dónde y cuando y cómo y a quién he ridiculizado?
¿Alguno ha leído dos veces los "amables" textos que me suelen dedicar "amablemente" por estas fechas?


> “Pero para arreglar el entuerto él mismo se ofrece para hacer un cartel al gusto y la Cofradía Marraja lo acepta y encima cobrará doble”

> Lo que ofrezco sin compromiso, es decir, gratuitamente, es el diseño de una docena de bocetos, de un corte más conservador, por decir algo, que había realizado al mismo tiempo que los dos que finalmente presenté. 
Mentirosillos.


> “Les aseguramos que si alguno de nosotros hubiera ganado infringiéndose las bases, no nos hubiéramos reconocido ganadores del concurso. Pero claro todos no somos iguales”

> Afortunadamente. Pero permitan que me de la risa tonta.



Bueno, finalmente el Ayuntamiento, como en años anteriores, hizo una tirada de 100 carteles para llevar a Fitur, donde fue presentado por el alcalde en el stand de la Región junto a los de Murcia y Lorca. Más adelante realizó otra tirada de 200 de tamaño 50x70 y 500 de 30x40 para repartir desde la oficina de turismo. Yo aproveché esta segunda impresión y encargué por mi cuenta 100 que repartí numerados y firmados (es la primera vez que la reproducción, realizada por la imprenta QdH, es impecable). También se realizan 30 ampliaciones que se colocan en "mupis" de la ciudad, barrios y pedanías. Por su parte, la Cofradía Marraja imprimió 1000 del otro cartel que distribuyeron por comercios, etc...


Y colorín colorado…
Como decía José Sánchez Artés en Facebook, “hay que ver, si no fuera por estos raticos…"





2017

040117

Bocetos que no presenté al concurso (excepto el primero, están sin acabar).

Moisés Ruiz Cantero. Cartel Semana Santa Cartagena 2017. Boceto 1. No presentado.



Moisés Ruiz Cantero. Cartel Semana Santa Cartagena 2017. Boceto 3. No presentado.




Moisés Ruiz Cantero. Cartel Semana Santa Cartagena 2017. Boceto 4.1. No presentado.




Moisés Ruiz Cantero. Cartel Semana Santa Cartagena. Boceto 4.2. No presentado.




Y la imagen que presenté al concurso

Moisés Ruiz Cantero. Cartel de la Semana Santa de Cartagena 2017.


100117

Los celosos guardianes del Dharma y el polimetilmetacrilato.

Un amigo mío, hombre sabio, considera que la eternidad es una mañana; y diez mil años, un simple parpadeo. El sol y la lluvia son las ventanas de su casa. Los ocho confines, sus avenidas. Marcha, ligero y sin destino, sin dejar huella: el cielo por techo, la tierra por jergón. Cuando se detiene, empuña una botella y una copa; cuando viaja, lleva al flanco una bota y una jarra. Su único pensamiento es el vino: nada más allá, o más acá, le preocupa.

Su manera de vivir llegó a oídos de dos respetables filántropos: uno, un joven noble, el otro, un letrado de fama. Fueron a verlo y con ojos furiosos y rechinar de dientes, agitando las mangas de sus trajes, le reprocharon vivamente su conducta. Le hablaron de los ritos y de las leyes, del método y del equilibrio; y sus palabras zumbaban como enjambre de abejas. Mientras tanto, su oyente llenó una jarra y la apuró de un trago. Después se sentó en el suelo cruzando las piernas, llenó de nuevo la jarra, apartó su barba, y empezó a beber a sorbos hasta que, la cabeza inclinada sobre el pecho, cayó en un estado de dichosa inconsciencia, interrumpido sólo por relámpagos de semilucidez. Sus oídos no habrían escuchado la voz del trueno; sus ojos no habrían reparado en una montaña. Cesaron frío y calor, alegría y tristeza. Abandonó sus pensamientos. Inclinado sobre el mundo, contemplaba el tumulto de los seres y de la naturaleza como algas flotando sobre un río. En cuanto a los dos hombres eminentes que hablaban a su lado, le parecieron avispas tratando de convertir a un gusano de seda.

Lieu-Ling (siglo III dC.) Elogio del vino.

- ¿Y este cuento chino qué tiene que ver con el cartel de Semana Santa?
- Lo mismo que la "impugnación del metacrilato": nada.








> página siguiente:
Carteles de Semana Santa: futuribles


Fotografías: © Moisés Ruiz Cantero.
Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

  1. Enhorabuena. Sin duda absolutamente preciosos todos y cada uno de los carteles.
    ¡¡¡ Felicidades !!!

    ResponderEliminar
  2. Mi más sincera enhorabuena. Tienes unos carteles preciosos, pero, entre todos, me quedo con tu propuesta de 2011, el de la señora. Es una auténtica maravilla. Un saludo.
    Andrés.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo26.12.13

    Sencillamente, perfectos.
    pepe albaladejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Albala?, no sé si estás de coña; en cualquier caso, feliz año, sabesquetequiero

      Eliminar
  4. Te felicito por los carteles mandados ,pues para mi gusto el cartel que ha ganado no me gusta el corte de las cartelas ni el marco blanco .En sí para mi tu composición es más agradable visualmente ,pero quizá en la forma de los textos le haya faltado algo ...Un saludo !

    ResponderEliminar
  5. Gracias; pienso de manera similar. En cuanto a la tipografía, ya he contado arriba la razón del encaje final. Sin duda, debería de haberle dado menos vueltas.
    Salud.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo16.11.15

    Enhorabuena por el cartel 2.016.
    Rompe con el cartel clásico. La idea es innovadora (aunque lo nuevo, normalmente se rechaza, en este caso sería un error), la originalidad hay en valorarla. Me permito indicar una modificación que quizá contribuya a una mayor aceptación del cartel: Destacar lo que nos identifica, el tercio y el trono, para ello, disminuir el color rojo rubí del corazón.
    La perspectiva del tercio con un punto de fuga en el trono, y todo ello dentro del corazón tiene estética y un discurso encriptado. Pero, repito, el corazón tiene que destacar menos en la visión global del cartel.
    Espero que mi comentario contribuya a una mejora de lo que ya está bien hecho.
    Gracias y un saludo.
    Leandro Victoria Navas.

    ResponderEliminar