Packet Pinhole


Ya hay algunos resultados de lo que hablaba en la página anterior (Estenopeica). La primera imagen fue obtenida con una caja de 20x20x15 cm. "cargada" con un papel Ilford multigrado semimate de 20x20, que envié por correo desde Cartagena hasta Nueva York exponiéndose a través de un estenopo de 0.35 mm. durante los diez días que tardó en llegar (el primer sorprendido de que se obtuviera alguna imagen fui yo, lo que me animó a seguir).  La última imagen (PP04) de la página izquierda es una fotografía estenopeica-estereoscópica realizada durante un viaje desde el aeropuerto de Luton hasta San Javier con dos cajas con estenopos separados 6 cm.

El nombre de cada imagen es la dirección a la que envié o el trayecto que realizó el paquete “pinholero” (PP).

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT-351W71st.Ap6 NY10023. 2009.

La primera cámara estenopeica viajera, que me regaló la imagen de arriba, la envié a Nueva York. Le llegó a Charris el mismo día que volvía a España de una estancia de unos meses en NY. Como ya no tenía espacio en la maleta para traerse la caja, sacó a oscuras el papel del interior y lo envolvió con el envoltorio de la cámara, que era el cartel de la Semana Santa de ese año, 2009 (como era muy oscuro, lo había empleado para protegerla de la luz). Pero las letras del cartel eran blancas, y por ahí sí se filtró un poco. Por eso aparecen algunas en el ángulo superior. También hay algunas del remite y algo de textura del cartel. El resto son tubos de neón, halógenos y otros tipos de bombillas, de los lugares por los que pasó hasta su destino (desde la Oficina de Correos de Cartagena hasta el apartamento 6 del 351 de la calle 71 Oeste de NY), el tipo de luces que hay en almacenes y oficinas. Hay también rastros de luz intermitente, como de algún escáner o cinta transportadora. Resultados que se repiten en el resto de imágenes obtenidas con la otras cámaras que he enviado. Era más o menos lo que esperaba, lo lógico, aunque no las tenía todas conmigo.




Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT-Ing.Juan Caballero y Arrigorri 77-52001Melilla. 2010.
Esta imagen es de una cámara estenopeica que envié a un amigo, Joaquín, que vive en Melilla. Joaquín es fotógrafo, y músico, y en estos casos, los amigos casi no pueden reprimir la tentación de exponer alguna imagen cuando les llega el paquete. Sin embargo, lo que aparece, según Joaquín, no corresponde a nada conocido por él. Puede tratarse de una visión contrapicada de una carretilla elevadora (según Santiago Andreu) donde pudo estar el paquete un rato. Hay también neones y unas ráfagas de luz. Estas pueden corresponder a la imagen hecha por Joaquín; según me dijo, estuvo exponiendo la cámara un rato mientras ensayaba en un interior con su grupo de jazz.




Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT- VOILÁ. Díez Revenga 3-30009 Murcia. 2010.
A Emilia, que trabaja en "Voilá", en Cartagena-Norte, envié esta caja, de fantásticos resultados y nitidez. Al parecer, cuando la recibió, la tuvo un rato sobre una mesa, en la tienda, apuntando a la puerta, no sé si por casualidad. Supongo que sí.




Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
La tortilla asesina. 99 Castle St.-Inverness IV23EA. UK-CT. 2009.
Había comprado en un bazar de Edimburgo una pequeña campana muy fea de porcelana por la caja  que la contenía, azul oscura por fuera y negra por dentro. Al llegar al hotel de Inverness, la ciudad más al norte que visitaba en aquel viaje por la Gran Bretaña, la cargué por la noche y la envié a Cartagena al día siguiente. Por si la devolvían, puse como remite la dirección de un restaurante español, La tortilla asesina, en el que habíamos comido el día antes, explicándole un poco el tema al dueño, un alicantino muy simpático que se brindó a reenviarla si le llegaba devuelta.


Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica- Estereoscópica. Packet Pinhole. Luton- CT.150609.
Con dos cajas pequeñas que me regalaron en una tienda de souvenires de monstruos del lago Ness y  parafernalia asociada, que casualmente medían 6 cm. de ancho (la distancia media entre los ojos) hice una cámara estenopeica-estereoscópica. Las dos cajas, unidas, las llevé yo en la mano desde que entré al aeropuerto de Luton hasta que llegué a Cartagena. Puede verse en relieve si se mira cada imagen separadamente con cada uno de los ojos, poniendo una cartulina en el centro, por ejemplo. Hay que concentrarse.




Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
5 Jianguomenawai. Beijing 100020 PR. China- CT/1. 2010.

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
5 Jianguomenawai. Beijing 100020 PR. China- CT/2. 2010.

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
5 Jianguomenawai. Beijing 100020 PR. China- CT/3. 2010.


Estas tres anteriores las envié desde Pekín. Una de las cajas, la de la foto /1, llegó totalmente manipulada, chafada y con el papel interior doblado. Probablemente alguien sospechó algo raro de una caja que parecía no contener nada pero que tenía una pieza metálica con un pequeño agujero en una de sus caras.

[Algunos amigos, cuando les cuento esto de las cámaras viajeras en exposición, me miran con cara de póker, o de coña. Vamos, que no se lo creen. Piensan que es un invento y que las imágenes las hago yo en mi casa o algo por el estilo. No sé para qué. Sin embargo, si lo razonaran un poco, y conocieran otro poco los fundamentos de estas cosas no les parecería tan raro. A las pruebas me remito.]





Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT-Plaza Fontes 2. Dir. Regional de Bellas Artes. Murcia. 2011.
En Plaza Fontes 2 de "la capital", en la Dirección Gral. de Bellas Artes, trabaja un amigo, cartagenero y sanjuanista. Le envié una cámara y no pudo reprimir "inmortalizar", dicho sea entre comillas, el almanaque de su despacho, con una imagen de su "discípulo amado".





(Lo siguiente es un texto de JF. López, del catálogo de la  exposición colectiva del VII Salón de la Crítica -Murcia, Noviembre 2010- , a la que mandé 5 cosas de éstas, pues según López, el "crítico" al que invitaron a participar, que a su vez me invitó a mí, le iban muy bien al tema del Salón, a saber: "Cartografías y representaciones. El mapa no es el territorio").



Packet Pinhole.

La publicidad de las cámaras kodak de hace cien años recomendaba llevarlas como el complemento ideal en los viajes, lo que permitiría en un futuro, además de contar con una interesante documentación, evocar aquellas horas felices.

La tecnología ha logrado fusionar la tradicional cartografía de enormes planos y portulanos con la imagen real, al alcance de un clic de teclado. Ahora son tanto los mapas como las fotografías los que van construyendo la cartografía universal objetiva.

Pero, respecto a la cartografía subjetiva, la del viaje interiorizado, ahora que la fotografía nos muestra de manera perfectamente clara el itinerario, quizás sea el momento de enviar a la cámara sola de vacaciones; a fin de cuentas, el viaje se justifica, desde la kodak, por las fotos.

Es en esa clave en la que se debe entender la propuesta cartofotográfica de Moisés Ruiz. El envío de un pequeño paquete postal, que en realidad es una artesanal cámara estenopeica, permite a la luz ir recopilando huellas de aquellos sitios por los que va peregrinando, porque es la luz la que traza ese camino, como aquellas estrellas que seguían los peregrinos.

Lo aleatorio, como un guiño surrealista, de una huellas a lo Moholy-Nagy, se alía con el souvenir y el kitsch, al estar formadas las cajas estenopeicas por objets trouvés característicos de los lugares de remite.

De esta manera, Moisés no sólo nos traza una cartografía luminosa de los servicios de correos internacionales, sino que también recorre no poco el trazado de los portulanos del arte del siglo XX, agazapado en un pinhole.





151011

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
San Sepolcro-CT. Rte-Il Mulino.  Loc. Saccione, 10. Bagnoro. Arezzo. Italia. 9/2011.

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
H.Villa Bonelli/h-16. Via Francesco Poeti 1. 50014 Fiésole. Italia-CT. 9/2011.

Esta dos anteriores corresponden a dos cámaras enviadas desde Italia, en un viaje por Toscana y alrededores siguiendo los pasos de Aníbal hace 2200 años.





261211

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT - Ittre (Bélgica) 1. 12/2011.

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
CT - Ittre (Bélgica) 2. 12/2011.

Estas, con otro aspecto, las envié a Ittre (Bélgica), aprovechando un viaje que hizo Santiago Andreu. La primera, según Santi, le llegó a su suegra y la colocó encima del microondas, casualmente señalando hacia la ventana de la cocina, y se expuso hasta que él la recogió. En cuanto a la segunda, casi un bodegón canónico, fue él mismo quien la expuso. Santi es fotógrafo, y aunque la intención de este experimento (discursos más o menos trascendentes que se le pueda ocurrir a alguno aparte) es "ver" lo que pasa por el camino (una especie de "voyeurismo" postal), no puedo evitar, y también forma parte del experimento, lo que quiera hacer con la cámara estenopeica el receptor del paquete. Santiago, remedando a Niépce, hizo lo que llamó "La ventana de Ittre".





Moisés Ruiz Cantero. Invitación de la exposición "Packet Pinhole". Diciembre 2011.
Hasta el 20 de febrero de 2012 se puede ver una muestra de estos experimentos en mi estudio, en San Diego 40, Cartagena. He ampliado un mes la exposición. Durante la inauguración realicé tres imágenes, la primera (más abajo) fue una caja colocada en la pared señalando al fondo del estudio ante la que animé a los visitantes a hacerse un retrato con un flash a plena potencia. No aparece nadie (excepto la silueta -el cuerpo- de Virtu que estuvo sentada casi todo el tiempo), no sólo porque la exposición del flash era insuficiente sino porque el fondo (la caja se expuso durante unas dos horas) estaba muy iluminado y veló los retratos. Está movida porque se cayó al suelo y al volverla a pegar a la pared no coincidió exactamente el lugar con el que ocupaba. La segunda estaba formada por dos cajas colocadas sobre una estantería, una junto a otra. Se trata de una imagen estereoscópica. La tercera era una caja móvil que pasaba de mano en mano.

Moisés Ruiz Cantero. Inauguración de la exposición "Packet Pinhole". 281211.

Moisés Ruiz Cantero. Inauguración de la exposición "Packet Pinhole". Estereoscópica. 281211.

Moisés Ruiz Cantero. Inauguración de la exposición "Packet Pinhole". Cámara móvil. 281211.

Para que recorran la mayor distancia posible, he enviado dos cámaras a Tikitiki, en Nueva Zelanda, uno de los lugares habitados más cercanos a nuestras antípodas, a una dirección que probablemente no existe y un receptor inventado (mi nombre al revés), con la esperanza de que me sean devueltas. Pero hace ya un tiempo de esto y no vuelven, así que lo intentaré de otra manera. No digo dónde he enviado otras, de momento, por si acaso.




Un texto de La Verdad, a propósito de la exposición (La Verdad, 10-febrero-2012)

El viaje postal de Moisés Ruiz
10.02.12 - 01:08 -




Moisés Ruiz se define como un fotógrafo de bodas, bautizos y comuniones. Así, sin más. Aunque tiene la periódica costumbre de alternar su creativa rutina con curiosas exposiciones que comparte con aficionados al arte en su fotogalería de la calle San Diego (frente a la parroquia), La Ventana de Gras. Su penúltima ocurrencia ha sido enviar por correo a distintos destinos de todo el mundo cámaras estenopeicas para obtener una mezcla de imágenes que estos días enseña bajo el título de 'Packet Pinhole'.

«Lo que he hecho es un ejercicio de 'voyeurismo postal», dice el fotógrafo antes de explicar a los profanos en qué consiste ese trabajo: convertir en cámaras fotográficas pequeños paquetes a los que hace un agujero de apenas 0,2 milímetros para que entre la luz. Dentro, como única mercancía, papel fotográfico en blanco y negro en el que se van fijando como huellas del viaje todas las imágenes que a través del minúsculo orificio entran durante largos ratos de exposición a la luz, y que, después de revelar, él escanea y amplía.

Así, si el paquete descansa con el agujero apuntando a una ventana, el paisaje queda impresionado en el papel fotográfico. Si lo hace sobre la estantería de un almacén postal, quedan fijadas las luces de los techos. Y si es transportada en una carretilla, sale su elevador mezclado con otras imágenes recogidas en el trayecto recorrido.

«Esto es un auténtico 'kandinski'», dice el fotógrafo señalando una imagen enmarcada en cuyo interior se mezclan ráfagas de luces, los neones del techo de un almacén y otros objetos impresos durante largas exposiciones que convierten el conjunto en el mayor homenaje a la abstracción.

Moisés Ruiz aprovechó los viajes de amigos a distintos lugares del mundo para mandar sus cámaras. Una estenopeica llegó a Nueva York siguiendo el rastro del pintor Ángel Mateo Charris; otra, al local de Melilla donde su colega Joaquín, fotógrafo y músico, ensaya con su grupo de jazz. El propio Moisés ha remitido cajas desde China o las ha paseado en mano por el aeropuerto londinense de Luton. El juego lo completó enviando dos cámaras a Tikitiki, Nueva Zelanda, buscando las antípodas y una dirección imposible. La huella que dejen en el papel fotográfico los viajes de ida y vuelta completarán este experimento artístico.

«Esto es un juego para perder el tiempo y gastar dinero. En el fondo es un trabajo sencillo porque se aprenden los rudimentos de la fotografía», explica Ruiz, fotoperiodista en otra época, referente de la fotografía procesionista, reportero viajero e irónico 'voyeur' desde su observatorio de San Diego.


070712

Siguen sin llegar las cámaras de las antípodas y otras, enviadas a direcciones "calientes". Mientras tanto, he enviado dos desde Pekín (han tardado diez días), aprovechando un viaje reciente (Junio 2012), con estos, para mí, impresionantes resultados:

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
47Wangfujing. Beijing 100020 PR. China- CT/1. 2012.

Moisés Ruiz Cantero. Estenopeica. Packet Pinhole.
47Wangfujing. Beijing 100020 PR. China- CT/2. 2012.




090913

Dos nuevas imágenes. Esta vez han viajado durante 7 y 4 días respectivamente desde dos pequeñas localidades de Noruega hasta la calle San Diego.

Moisés Ruiz Cantero. Packet Pinhole.
Geiranger (Noruega) a CT. 22/8-3/9-2013

Dejando el paquete en Geiranger
foto: Pepe Soto
Ésta primera la dejé en el supermercado, que también gestionaba el servicio postal, de la pequeña localidad de Geiranger, junto al fiordo del mismo nombre, el más visitado de Noruega. En la imagen aparece una oficina, con ordenadores. A través de una ventana, o puerta, en el centro, me gustaría imaginarme que lo que se ve es el fiordo, con el agua, iluminada, que llega hasta la pared del mismo, límite que tiene continuación en las otras dos ventanas, cerradas con venecianas. Incluso, en la siguiente, aunque sea una fantasía, se me antoja que asoma una silueta que se parece mucho a las cabezas de la proas de los "drakkars" para turistas que pueden verse por allí.




Moisés Ruiz Cantero. Packet Pinhole.
Rodberg (Noruega) a CT. 2-5/9/2013.

Esta otra viajó durante cuatro días desde Rodberg, otra pequeña localidad de la región de Numedal, hasta mi estudio de S. Diego. Cuando abrí el paquete en el laboratorio, para revelarlo, el papel estaba suelto, se había despegado. Incluso así, funciona.




141013

Tomando una cerveza hace unos días con unos amigos, comentábamos el resultado, fantasías incluidas, de la caja de Geiranger. A Ana le parecía una imagen "muy inspiradora". Ahí quedó la cosa. A los pocos días me envió este relato, basado en aquella imagen, que no sólo me parece magnífico sino que, como le dije, desde mi punto de vista hacía una aportación novedosa e interesante a la cosa fotográfica, asimilando el concepto de pinhole (o diafragma) con el de  "maelstrom", de resonancias mitológicas, que ya aparece en los Eddas y en las sagas nórdicas, una especie de Ragnarok a través de un agujero negro de 1 milímetro.
Acaba de publicarlo en la revista Tarántula, en la que colabora.

(A la fotografía le han dado un buen tajo en la web -no sé porqué-, así que la vuelvo a poner, entera)


De viajeros

publicado el 13 OCTUBRE, 2013 por ANA FÚSTER


A Moisés Ruiz

El fotógrafo es un viajero impenitente que ha recorrido medio mundo y sabe que poco a poco se irá recorriendo el otro medio. También es un artesano de su oficio y tiene una vena romántica. Cuando las tres facetas convergen, en el país donde se halle busca por los comercios locales una caja de dimensiones reducidas, lo más opaca posible, con la que fabrica una cámara oscura en la que introduce papel fotográfico frente a un minúsculo agujero perforado en una pequeña chapa de latón. Luego se la remite a sí mismo por correo. El papel fotográfico, en su peregrinaje por aeropuertos, almacenes y manos anónimas, se va impregnando de la luz que penetra por la abertura, una luz que la oscuridad del interior reordena e interpreta. Y cuando el fotógrafo, de vuelta en su ciudad, recupera su cámara, da testimonio de la luz, como el evangelista, compartiendo la imagen que se haya alumbrado dentro de la caja.

El marino es un viajero de profesión que ahora dormita en cubierta bajo el clima benigno de verano, iluminado a ratos por los rayos del sol, que en esta época demora su singladura hacia el horizonte. Vuelve a casa tras una ausencia prolongada, y en su duermevela se suceden fogonazos de la vida tranquila en una aldea que añora y en la que está deseando fondear.

A comienzos de septiembre al estudio llega el paquete postal que el fotógrafo envió hace sólo unos días desde Geiranger, un pueblecito noruego varado a la entrada del fiordo que le da nombre. Tras el procesado, el fotógrafo obtiene una imagen nítida: hay mesas, ordenadores, neones en el techo, toda la parafernalia que universaliza las oficinas y las mimetiza unas con otras en cualquier lugar del mundo. A través de unas ventanas al fondo se adivina el agua plácida del fiordo. El fotógrafo se pone las gafas para escudriñar bien los detalles, y su vista se detiene, incrédula, en la última ventana a la derecha. La mira una y otra vez. La forma serpenteante que se yergue encuadrada en el marco espolea su espíritu romántico y le apremia a creer, contra toda lógica, que aquello es el mascarón de proa de un drakkar vikingo.



El marino despierta sobresaltado por los gritos de sus compañeros. Durante unos segundos aún se debate entre las brumas del sueño y le cuesta darse cuenta de lo que está sucediendo. Cuando al fin consigue tomar conciencia de la realidad, su espíritu pragmático de hombre del Norte se niega a asimilar la pesadilla en la que se halla envuelto: están siendo tragados por un inmenso remolino de luz que se abre en el cielo a babor. Justo antes de que ese maelstrom anómalo y voraz engulla su drakkar para siempre, ve un desconocido de cabello negro y ojos oscuros que lo mira asombrado a través de unos extrañísimos vidrios transparentes. 



160114

Una nueva imagen, la más viajera hasta ahora, llegó ayer desde Papeete (Tahití). Me la han remitido unos amigos que se encuentran de viaje en la Polinesia Francesa. Se llevaron desde Cartagena en la mochila la cámara estenopeica, preparada a falta de destapar el pinhole en la oficina de Correos, justo antes de enviarla. Ha estado 15 días viajando por medio mundo y a pesar de haber llegado bastante chafada y con la dirección medio emborronada por la acción de cualquiera sabe qué líquidos, anoche la revelé y contenía esta imagen.

Moisés Ruiz Cantero. Packet Pinhole.
Papeete (Tahití) a CT. 311213-150114.


140314

Moises Ruiz. Packet Pinhole.
Fort de France (Martinica) a CT. 140214-030314.
Aprovechando un viaje reciente por las Antillas menores me remití una cámara desde Fort de France (Martinica). Ha sido la que más ha tardado en llegar, 18 días, y lo ha que ido recogiendo por el camino ha sido esto:




040714

Dos nuevas imágenes para la colección, obtenidas de sendos "packet pinholes" remitidos desde Estambul y Rodas. La cámara estenopeica que envié desde Rodas fue, por primera vez, cilíndrica, realizada con una caja de tabaco Pueblo.


Moisés Ruiz. Packet Pinhole.
Estambul-CT. 210614 a 020714.

Moises Ruiz. Packet Pinhole.
Rodas-CT. 26 a 30/06/2014.



De febrero a junio de 2014, ocho de estas fotografías formaron parte de "Escuela de Cartagena presente: 25 años", exposición colectiva en la que participamos algunos componentes de la desaparecida Asociación Fotográfica de Cartagena "Afocar", 25 años después de la última exposición que realizamos como grupo, allá por 1989, que se llamó de la misma manera.

fotografía de Santiago Andreu.

fotografía de José Albaladejo.


030615

Esta vez, la caja que remití desde Roma, el mismo día que volvía de un frío puente de febrero paseando junto al Tíber, contenía esta imagen, compuesta, como en otras ocasiones, por tubos de neón, halógenos, rastros de algún cartel con letras, estructuras metálicas y una especie de ventana central por la que pasa luz a través de un cristal que parece esmerilado.


Moisés Ruiz Cantero. Packet Pinhole. Roma-CT. 9 a 130215.





101215

Desde Amsterdam y Brujas, respectivamente, llegaron estas imágenes. Por primera vez el papel no estaba pegado al fondo sino colocado sobre un cartón adaptado al espacio interior de la caja, formando un arco entre los dos planos de proyección de la luz (el anterior donde está el estenopo y el fondo o "plano focal" ). El ángulo de captación es mayor en uno de los sentidos y las líneas rectas se transforman en curvas. 
La primera imagen, curiosamente, procede de la caja que envié desde Amsterdam. Y es curiosa porque tardó más de dos semanas y llegó con el "objetivo" tapado por un sello de correos. Pensaba que no iba a contener imagen, pero para mi sorpresa contenía una bastante exuberante en su interior. Es decir que se expuso desde que la dejé en el supermercado donde estaba la oficina de correos, en la plaza Waterloo, detrás de la Ópera de Amsterdam hasta que, posteriormente, alguien le puso el sello sobre el estenopo. 
La segunda, enviada desde Brujas, contenía una imagen mucho más discreta, casi velada, aunque sólo tardó tres o cuatro días en llegar a CT.


Moisés Ruiz Cantero. Packet Pinhole. 2015. Amsterdam-CT 4-210915.



Moisés Ruiz. Packet Pinhole. Brujas-CT 7a100915.



> página siguiente: Polaroid SX70 


Fotografías: © Moisés Ruiz Cantero.
Todos los derechos reservados.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada